La venganza de los cerditos

Los creadores de "Angry Birds" lanzaron este jueves el videojuego "Bad Piggies" con el objetivo de superar su propio récord: mil millones de de descargas


La compañía finlandesa Rovio Entertainment lanzó este jueves Bad Piggies, un nuevo videojuego protagonizado por los malvados cerdos verdes con el que la empresa busca emular el enorme éxito de Angry Birds, el juego para móviles más descargado de la historia.

La nueva secuela de la franquicia Angry Birds se desarrolla en una isla llamada Piggy Island, donde los cerdos intentan robar los huevos de los pájaros enojados con la complicidad del jugador, que debe ayudarles creando máquinas voladoras para llevarles a su destino.

El nuevo juego está disponible de momento para los sistemas operativos iOS, Mac, Android y Windows, y próximamente se lanzará también una versión para Windows Phone.

“Si en Angry Birds se trataba de destruir, Bad Piggies gira en torno a la alegría de la construcción. No se trata solo de conseguir tres estrellas: en este juego, fracasar es casi tan divertido como tener éxito”, afirma en un comunicado el vicepresidente de la compañía, Petri Järvilehto.

Altas expectativas


Rovio lanzó la primera versión de Angry Birds a fines de 2009 como un juego específico para iPhone y, tras adaptarlo a otras plataformas móviles, logró superar los mil millones de descargas en todo el mundo.
Si en Angry Birds se trataba de destruir, Bad Piggies gira en torno a la alegría de la construcción. No se trata solo de conseguir tres estrellas: en este juego, fracasar es casi tan divertido como tener éxito”, afirma el vicepresidente de la compañía, Petri Järvilehto

Empujados por el enorme éxito del videojuego, los directivos de la compañía finlandesa han creado una franquicia del entretenimiento que incluye parques temáticos, series de dibujos animados y todo tipo de artículos de mercadotecnia, desde peluches hasta fundas para celulares.

En 2011, la compañía con sede en Espoo multiplicó por diez su facturación hasta los 75,4 millones de euros, aumentó su plantilla de 28 a 224 empleados y consiguió que 200 millones de personas jugaran mensualmente de forma activa a Angry Birds.

Rovio adquirió en mayo los derechos de un nuevo videojuego creado por dos desarrolladores españoles y, tras modificarlo, lanzó al mercado Amazing Alex, su primer producto ajeno a la saga de los pájaros enojados.

Poco después del lanzamiento, Amazing Alex saltó a la lista de los juegos más descargados, pero su popularidad descendió con rapidez y meses después desapareció del grupo de los 50 juegos más vendidos.

Con Bad Piggies, Rovio vuelve a recurrir a los perversos pero entrañables cerdos verdes para crear un juego diferente que multiplique sus ventas y su valor de mercado, con la idea de salir a Bolsa en 2013.

Comentarios