La venganza del pirata

Kim Dotcom presentó el resultado de su plan maestro para enfrentarse a sus enemigos discográficos


En enero lo arrestaron. La policía allanó su hogar en nueva Zelanda. Y su mayor logro, Megaupload, fue cerrado.

Sin embargo, Kim Dotcom no se quedó de brazos cruzados. Luego de ser liberado bajo fianza en febrero, su regreso comenzó a ser planificado. Meses después volvió a Twitter para anunciar el próximo sucesor de Megaupload: Megabox.

Lo que comenzó a describirse en la red social ahora cuenta con dos videos ilustrativos: un spot publicitario y un behind the scenes de su realización.

Si bien la escueta presentación deja poco claro su funcionamiento, algunas cosas fueron reveladas por el mismo Dotcom. Si el mal de Megaupload era permitir la difusión de contenidos protegidos por derechos de autor, ahora con Megabox la difusión –de música, en primera instancia– está en manos del artista. Mediante contratos directos el músico puede distribuir su trabajo y ser remunerado gracias a la publicidad y los propios usuarios.

Este será el caballo de batalla de Dotcom, y una declaración de guerra para las empresas discográficas, principales responsables de su arresto a principios de año.

Aquí, al contrario de lo que sucede con los contratos disqueros, los artistas recibirán el 90% de las ganancias que generen. Su fecha de lanzamiento aún se desconoce, así que restará ver entonces el destino de este sitio.

Prontuario dudoso


Kim Dotcom, al igual que los creadores del sitio The Pirate Bay, forman parte del largo grupo de piratas que están siendo perseguidos por la ley. Sin embargo, esta no es la primera vez que Dotcom se encuentra detrás de las rejas, cosa que enturbia su perfil.

En su Alemania natal, desde joven comenzó a hacer de las suyas como hacker. Ingresó ilegalmente a la sitios como la NASA y el Pentágono. Luego pasó a realizar fraudes con tarjetas de crédito, delito que lo llevó a su primer arresto, en 1994.
Estoy confiado en que voy a ganar”, afirmó Dotcom. “Todos los que me rodean saben que no soy un criminal y no he hecho nada malo. Por eso voy a pelear. Es todo lo que puedo hacer”

Pero la cosa no se detuvo ahí. El fraude se trasladó a la bolsa de valores. Tras comprar acciones de la casi fundida empresa LetsBuyIt.com, anunció que haría una inyección de capital, provocando la suba de las acciones para luego vender su parte. Esta movida hizo que las autoridades alemanas lo persiguieran, y tras buscar asilo en Tailandia, Dotcom fue arrestado y fue a prisión durante 20 meses.

Luego fue el turno de Megaupload, su crecimiento, la ya famosa ostentación de sus ganancias –las fotos con aviones y autos, su mega mansión– y la caída.

Sin embargo, en su primera entrevista para los medios neozelandeses luego de su liberación, Dotcom dice haber cambiado y, a pesar de negarse a desistir en la lucha contra el FBI y las discográficas, afirma querer vivir una vida de padre tranquilo.

“Solo quiero un futuro seguro para mis hijos y proveer a mi familia de un hogar grande. Ese es el por qué de nuestra mudanza a Nueva Zelanda”, dijo Dotcom al periodista John Campbell.

Megabox será entonces su intento para seguir su futuro y al menos ya ha alcanzado un pequeño logro: las autoridades neozelandesas se disculparon con él por espionaje ilegal al que se vio sujeto previo a su arresto.

Pero el panorama todavía es adverso: pese a todo aún se enfrenta a la posibilidad de ser extraditado para ser juzgado en Estados Unidos.

“Estoy confiado en que voy a ganar”, afirmó Dotcom. “Todos los que me rodean saben que no soy un criminal y no he hecho nada malo. Por eso voy a pelear. Es todo lo que puedo hacer”.

Populares de la sección

Comentarios