La vaquita marina está cerca de la extinción

En México se están llevando acciones para frenar su desaparición

No es justo que los humanos solamente se interesen por salvar a los animales "tiernos" de su extinción más de lo que se preocupan por los "feos", pero esa es la forma en que funciona el mundo. Y con eso en la mente, fuertemente sospechamos que tiene un sentimiento o dos acerca de las siempre cambiantes chances de supervivencia del Phocoena sinus, comúnmente conocido como la vaquita marina, endémica de la parte más septentrional del Golfo de California y el cetáceo más pequeño que existe.

La vaquita es el mamífero marino más raro del mundo. En 2014, los investigadores solo contaron 100 miembros de la especie mexicana -una baja desde 2012, que había 200- y estimaron que la población bajaría aún un 20% más por año. Esto es claro: el viernes, el gobierno mexicano reportó que solamente quedan 60 vaquitas marinas, a pesar de que en mayo de 2015 se prohibió por dos años el uso de redes de pesca que frecuentemente las mataban.

Estas criaturas adorables son normalmente atrapadas en las redes, que son diseñadas para atrapar el totoaba, un pez en peligro usado como ingrediente en medicinas tradicionales chinas.

"A pesar de haber hecho los mejores esfuerzos, estamos perdiendo la batalla para frenar la pesca de totoaba y salvar a la vaquita", dijo Omar Vidal, jefe ejecutivo del capítulo mexicano del World Wide Fund for Nature, en un comunicado. Agregó que nada sino una prohibición total de la pesca en el hábitat de la vaquita podría prevenir la extinción en este punto. Y otros países tendrán que arrimar el hombro para cortar el mercado de mercancía capturada ilegalmente. "Además de la prohibición de pesca, México, Estados Unidos y China tienen que tomar acciones urgentes y coordinadas para frenar la pesca ilegal, tráfico y consumo de totoaba", dijo.

De todas maneras, incluso con la prohibición de dos años de emergencia -forzada por la marina y apoyada por millones de dólares en compensación por los ingresos perdidos de los pescadores- se han descubierto 42 redes ilegales en el área en los últimos cuatro meses, y tres vaquitas fueron encontradas muertas por enredarse con las redes en marzo.

"Estamos viendo que esta especie nativa preciosa está desapareciendo ante nuestros ojos", dijo Lorenzo Rojas-Bracho, director del Comité internacional para la recuperación de la vaquita (Cirva), en el comunicado. Establecido por el gobierno mexicano, este grupo internacional de científicos proveyó el último recuento del mamífero marino.

Sobre la recuperación de la vaquita marina, dijo que se trata de una labor a largo plazo. Según Cirva, entre 2016 y 2050 la población puede aumentar a 250 ejemplares siempre y cuando no siga siendo atrapada incidentalmente.

"Nuestro último conteo confirma la baja catastrófica antes de la prohibición de las redes", dijo Rojas-Bracho. "La prohibición de las redes y el forzamiento a cumplir con la ley debe continuar si queremos al menos una esperanza de salvar a la vaquita".

En abril pasado, el presidente Enrique Peña Nieto anunció un plan de protección de este mamífero marino, que incluyó la prohibición de las redes agalleras por dos años y una compensación económica para las comunidades pesqueras afectadas.

Será "un pago justo por dejar de pescar y utilizar artes de pesca que no atenten contra la vaquita marina", dijo entonces el mandatario, quien también anunció el reforzamiento de la vigilancia en la región y el fomento de formas de pesca sustentables, unas medidas que no se han llevado a la realidad.

Si la pesca con red se vuelve a permitir cuando la prohibición de dos años termine, dijeron los investigadores, la vaquita puede extinguirse por completo en 2022.
Fuente: The Washington Post y EFE