La última foto de Messenger antes de estrellarse

Como estaba previsto, la nave impactó con la superficie de Mercurio luego de pasar cuatro años en su órbita
La sonda de la Nasa Messenger se estrelló el jueves sobre Mercurio, como estaba previsto, tras haber agotado su combustible y puso así fin a una fructífera misión de exploración del más pequeño de los planetas del sistema solar, que es también el más próximo al sol.

La última imagen enviada por la sonda a la Tierra muestra la superficie de un cráter de 93 kilómetros, llamado Jokai, explicó la NASA en su sitio web.

Luego de haber orbitado Mercurio durante cuatro años la nave golpeó el suelo del planeta a las 19.30 GMT, indicó la Nasa en un mensaje en Twitter. Su velocidad superaba los 14.000 kilómetros por hora y según los cálculos realizados, el impacto generó un cráter de 16 metros de diámetro sobre la cuenca de Shakespeare.

Se trata de la primera sonda espacial que orbita Mercurio. Lanzada en 2004, Messenger (Mercury Surface, Space Environment, Geochemistry, and Ranging) se puso en órbita alrededor de Mercurio en marzo de 2011 tras tres sobrevuelos de aproximación. Su misión era estudiar la composición del planeta más cercano al sol y realizar un mapa de su superficie.

Originalmente, se esperaba que la sonda orbitara el planeta por un año. Messenger superó las expectativas de los ingenieros y les brindó más información de la que se esperaba encontrar.

Tres logros de Messenger


Las mediciones de Messenger revelaron que en la superficie de Mercurio abundan elementos volátiles que se evaporan a altas temperaturas, lo que descartó muchas teorías que se tenían hasta el momento sobre su creación, indicó la NASA.

A su vez, la sonda ha probado que las regiones polares de Mercurio albergan agua helada.  El hielo está en una región que se encuentra permanentemente a oscuras en el polo norte mercuriano. Se cree que tiene un espesor de por lo menos 45 centímetros y posiblemente hasta 20 metros.

El enfriamiento hizo que el planeta se contrajera siete kilómetros a lo largo de 4.000 millones de años, según un estudio basado en las imágenes tomadas por la sonda.  La reducción del planeta sorprendió porque fue ampliamente mayor a lo que se esperaba.

Desde que fue lanzada, la sonda dio 4.105 vueltas alrededor de Mercurio, dio más de 32 vueltas alrededor del sol y envió a la Tierra 289.265 imágenes. La siguiente misión será BepiColombo, que partirá a Mercurio en 2017 para llegar en 2024. BepiColombo será un trabajo en conjunto entre la Agencia Aeroespacial Japonesa (JAXA) y la Agencia Espacial Europea (ESA).

 

 

 

Populares de la sección

Comentarios