La Tierra y su núcleo giran a diferentes velocidades

El centro acelera y desacelera con frecuencia, movimientos que no están sincronizados con el resto del planeta, tal como se había predicho pero nunca demostrado hasta ahora
Hasta ahora, no se había podido demostrar, pero el lunes un equipo de científicos asutralianos lo confirmaron: el núcleo de la Tierra no está sincronizado con la rotación del planeta.

La investigación liderada por Hrvoje Tkalcic, de la Universidad Nacional Australiana (ANU), reveló que no solo la tasa de rotación del núcleo es distinta a la del manto (la capa que está por debajo de la corteza terrestre) sino que, además, su velocidad es variable.

"Es la primera evidencia experimental de que el núcleo rota a diferentes velocidades", dijo Tkalcic en un comunicado de la ANU.
La aceleración más dramática probablemente ocurrió en los últimos años, aunque necesitamos hacer mayores pruebas para confirmar esta observación", dijo Hrvoje Tkalcic

Los investigadores descubrieron que en comparación con el manto, el núcleo rotaba a mayor velocidad en la década de 1970 y 1990, pero desaceleró en la de 1980.

"La aceleración más dramática probablemente ocurrió en los últimos años, aunque necesitamos hacer mayores pruebas para confirmar esta observación", comentó Tkalcic, al recordar que Edmund Halley especuló que las capas internas de la Tierra rotaban a diferente velocidad en 1692.

Según los terremotos


Para efectos del estudio, el experto en física y matemáticas analizó, a través de un método novedoso, los registros de los terremotos dobletes de los últimos 50 años para medidas la velocidad de la rotación del núcleo terrestre.

Estos terremotos son dos seísmos de magnitud casi idéntica que pueden registrarse en un período que varía entre un par de semanas a 40 años, y que se diferencian de las réplicas.

Tkalcic comentó que le pareció emocionante ver que "incluso con una diferencia de 10, 20 o 30 años, estos terremotos se asemejan. Cada par tiene una leve diferencia, y esta corresponde al núcleo. Hemos podido usar esa diferencia para reconstruir la historia de cómo el núcleo ha rotado en los últimos 50 años".

Tkalcic cree que su nuevo método ayudará al entendimiento del papel del núcleo terrestre en la creación del campo magnético que permitió la evolución de la vida en el planeta al actuar como un escudo contra la radiación cósmica.

Acerca del autor

Comentarios