La Tierra está en el límite de la "zona habitable"

Científicos de la Universidad de Penn State redefinieron la franja dentro de la cual es posible que un planeta albergue vida. La Tierra pasó del centro al borde de esa codiciada zona
Hasta ahora, la Tierra se encontraba en una posición cómoda dentro de la "zona de habitabilidad", aquella donde se considera posible la existencia de vida en los planetas, según la posición respecto a la estrella que orbitan.

Sin embargo, nuevos cálculos y estimaciones realizadas por científicos de la Universidad de Penn State colocan al planeta azul en una posición más comprometida. Según los nuevos límites, la Tierra pasó a estar en el límite interno de la franja orbital habitable.

Según recoge el diario español ABC, más allá de esta línea imaginaria, la vida dejaría de ser posible. La razón es que fuera de esos límites no podría haber agua en estado líquido sobre la superficie del planeta. La posición idea significa encontrarse ni demasiado lejos ni muy cerca del Sol en cuestión.

Lo viejo y lo nuevo


Según publican los autores en el sitio Arvix (pronto se publicará en la revista científica Astrophysical Journal), la nueva definición surge de comparar el modelo original con nuevas estimaciones. Fue hace ya 20 años que el investigador de la misma institución, James Kasting, determinó el modelo capaz de decir de dónde a dónde era posible la vida y fuera de qué límites eso ya no era posible.

Tras actualizar los datos sobre absorción de agua y gases de efecto invernadero, los investigadores del Departamento de Geofísica de la universidad ajustaron los nuevos parámetros. Como resultado, la Tierra pasó a estar en una zona menos "privilegiada", en tanto muchos planetas que antes se creía que podrían albergar vida, quedaron afuera.

Sin embargo, otros mundos lograron entrar en la categoría de "habitables", como Gliese 581d, un exoplaneta que, según el nuevo modelo, podría contener agua en estado líquido y, por ende, vida.

Los más de 850 exoplanetas confirmados y los 2.300 mundos identificados por la sonda espacial Kepler (aún sin verificar) deberán ahora someterse a los nuevos criterios, para determinar si se encuentran o no dentro de una zona habitable.

Si bien los números no indican un cambio dramático (la zona pasó de estar entre 0,95 y 1,67 a 0,99 y 1,7 Unidades Astronómicas, es decir, unos 150 millones de kilómetros), las implicancias son importantes para aquellos planetas que se queden afuera de la zona con privilegios y para los que logren ingresar a ella.

 


Un margen estrecho


Venus y Marte, los dos planetas más cercanos a la Tierra, se hallan fuera de los límites de la zona de habitabilidad. En el caso de Venus, se debe a que está demasiado cerca del Sol, por lo que tiene una temperatura media cercana a los 400°C. Por su parte, Marte se encuentra demasiado lejos del astro, lo que lo convierte en un planeta helado donde, sin embargo, hubo agua alguna vez.


Acerca del autor

Comentarios