La temperatura, una gran incógnita

Los expertos investigan las causas de la estabilización del calentamiento global en los últimos 10 o 15 años
El freno en el aumento de temperatura del planeta en los últimos 10 o 15 años no pone en duda las proyecciones de calentamiento global, pero es un rompecabezas para los climatólogos.

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPPC), órgano científico de referencia sobre el cambio climático, confirmará este viernes que la temperatura del planeta aumentó más de 0,8 ºC desde inicios del siglo XX y que seguirá incrementándose en el siglo XXI.

A esta conclusión ya conocida se suma una anomalía detectada desde hace 10 o 15 años: mientras que siguen aumentando las concentraciones de dióxido de carbono (CO2), principal responsable del recalentamiento, la temperatura parece estabilizarse.

Desde 1998, un año particularmente caluroso, el ritmo del recalentamiento no fue más que de 0,05 °C por década, contra un promedio de 0,12 °C desde 1951, según una versión provisoria del resumen del nuevo informe del IPPC.

Este está siendo debatido esta semana por científicos y representantes de los 195 países miembros del IPPC, antes de su publicación formal el viernes.
La duración de la pausa, actualmente, no es incoherente con los modelos”, confirmó Laurent Terray, físico del clima en el Cerfacs

Los escépticos que cuestionan la realidad del cambio climático ya pusieron en tela de juicio los modelos climáticos o el papel de la actividad humana en el calentamiento del planeta.

Los climatólogos recuerdan que la tendencia proyectada sobre varias décadas confirma sus proyecciones. Además, las últimas décadas fueron las más calurosas jamás observadas, y los otros indicios del recalentamiento no cedieron: descongelamiento de los hielos, alza del nivel del mar y eventos extremos.

Sin embargo, las causas de esta pausa no se conocen a ciencia cierta, pudiéndose tratar de la posible influencia de partículas volcánicas, que reflejan los rayos del sol, o una baja de la actividad solar.

Los estudios más recientes evocan el papel de los océanos, con un incremento de la absorción de calor en las profundidades, y la influencia de un enfriamiento reciente del Pacífico ecuatorial.

Una o dos veces por siglo


El servicio meteorológico británico (Met Office) admitió recientemente que esta “pausa” “plantea interrogantes importantes acerca de nuestro grado de comprensión y de observación” del sistema climático y de los océanos. Pero “no invalida los modelos climáticos”, concluyó.

“La duración de la pausa, actualmente, no es incoherente con los modelos”, confirmó Laurent Terray, físico del clima en el Cerfacs, un centro de investigaciones especializado en simulaciones.

“Eso puede ocurrir una o dos veces por siglo. Si sigue durante dos décadas más, uno podría preguntarse si nuestros modelos no subestiman la variabilidad interna del clima”, es decir, las fluctuaciones naturales del tiempo.

Para el IPPC, la cuestión fundamental es que muchos estudios sobre el tema son demasiado recientes como para haber hallado su lugar en el largo proceso de síntesis y validación que conducirá al nuevo informe destinado a los políticos y responsables económicos que tomarán las decisiones.

Para Noruega, el informe debería contemplar “la actual pausa de manera más explícita y explicar cómo el calor ha sido absorbido por los océanos desde hace 10 o 15 años. China y Estados Unidos preconizan por su parte una mayor explicación acerca de la pausa. El IPPC está bajo presión por algunos errores detectados en su último informe de 2007 y “se convertiría en blanco idóneo de nuevas críticas, sinceras o no” si se negase a hablar del tema, estimó Wendel Trio, director de la ONG Climate Action Network Europe.

Comentarios