La tecnología detrás de Brazuca

La pelota de Adidas para el Mundial de Brasil 2014 es la que ha pasado por más pruebas de la historia: dos años y medio de investigación y más de 600 pruebas
Desde hace 43 años que Adidas es la encargada de fabricar los balones mundialistas: comenzando por la reconocida Telstar de hexágonos blancos y negros que fue protagonista en México 1970, hasta la tan controversial Jabulani de Sudáfrica 2010, esa que complicó a los arqueros y benefició en varias ocasiones a los buenos ejecutantes. En aquel primer intento la idea fue hacer una pelota que resultara claramente visible, por eso el contraste de blancos y negros, pero hoy las exigencias van mucho más allá.

A lo largo de todo ese tiempo, la empresa con sede central en Alemania se ha abocado cada cuatro años a diseñar una pelota diferente y mejor que la anterior. Hoy es posible modificar muchos de los aspectos de los balones con tecnología: la vejiga interior que contiene el aire, la carcasa que la rodea, la capa superficial, el rebote, la direccionalidad, el control, el sonido que se produce al patearla y otras cualidades físicas de su desempeño.

Luego de las críticas recibidas por la Jabulani en 2010, catalogada como una pelota muy liviana, con trayecto impredecible y muy rápido en el aire, Adidas se encerró dos años y medio en su laboratorio de la ciudad germana de Herzogenaurach y dio a luz a Brazuca, el balón para Brasil 2014.

La más estudiada de la historia


Brazuca se convirtió en la pelota más pensada y estudiada de la historia. Además de esos dos años y medio de laboratorio, siempre consultando y respetando las exigencias de la FIFA, la nueva pelota Adidas fue probada por más de 600 jugadores y 30 equipos de más de diez países, lo que significa una cifra mayor a la suma de todos los balones anteriores. Todo bajo lluvia, nieve e intenso calor.

Estrellas del fútbol mundial como Lionel Messi, Xavi Hernández y el uruguayo Edinson Cavani participaron de algunas de las pruebas, que consistieron en una hora de entrenamiento con un posterior feedback de los propios jugadores, donde daban sus impresiones acerca de la colorida Brazuca.

Además, la empresa utilizó pelotas de iguales características pero distinta estética que la Brazuca para algunos partidos oficiales y amistosos. Entre ellos la Copa Mundial sub-20, en donde Uruguay terminó segundo, y en un partido amistoso disputado entre Argentina y Suecia, en febrero de 2013.

Dentro del laboratorio, Brazuca fue sometida a pruebas aerodinámicas dentro de túneles de viento y fue analizada en materia de visibilidad en el aire, en el césped y en la televisión. Además pasó por las pruebas de una pierna mecánica que pateaba la bola reiteradas veces mientras medía la velocidad, la distancia y el arco en el trayecto.

Las primeras repercusiones hablaron muy bien del nuevo balón y permitieron que Adidas mejorara la capa superficial, la aerodinámica, la consistencia y el tacto de la pelota, haciéndolo invariable con los diferentes tipos de clima.

Lo diferente de Brazuca


Brazuca combina tecnologías de pelotas anteriores con otras novedosas. Mantiene por ejemplo el tipo de vejiga y la carcasa que la rodea de algunas pelotas posteriores a la Jabulani, como los casos de la Tango 12, el Cafusa de la Copa de las Confederaciones y el actual balón de la UEFA Champions League, pero introduce otras características llamativas.

La principal novedad es la técnica de seis paneles con forma de hélice que constituyen la capa superficial del balón. Esta nueva tecnología otorga mayor consistencia, estabilidad y agarre, y soluciona la mayor parte de los debe de la Jabulani. En comparación con la elaborada para el Mundial de 2010, Brazuca presenta dos paneles menos, lo que otorga también mejor aerodinámica, permitiendo que se traslade más en línea recta, sin vacilaciones y sin ser necesariamente mucho más rápida en su trayectoria.

A su vez, la presencia de una superficie sintética muy unida entre sus partes permite evitar la humedad y posibilita que no exista peso añadido en el cuerpo del balón cuando el terreno está mojado.

Tras todos los estudios, Brazuca finalmente pesa 437 gramos y tiene 69 centímetros de circunferencia.

Bien brasileña


El nombre del nuevo producto de Adidas proviene de una expresión popular que significa "brasileño" y generalmente se emplea para simbolizar el modo de vida de los habitantes de ese país. Fue elegido por más de un millón de brasileños en una votación realizada en setiembre de 2012.

Su diseño colorido intenta transmitir un espíritu alegre y festivo tan característico de Brasil y está inspirado en las tonalidades de lo que se conoce como cintas de recuerdo del Señor Bonfim, una vieja tradición del Estado de Bahía.

Populares de la sección

Comentarios