La silenciosa llamada de los elefantes

Descubrieron cómo estos animales producen los infrasonidos que usan para comunicarse hasta a 10 kilómetros de distancia
Con sus llamados tipo trompeta, los elefantes son uno de los animales más ruidosos de la Tierra. Pero los humanos no pueden escuchar la mayoría de los sonidos que ellos emiten.

Estas criaturas producen sonidos de baja frecuencia, de entre 1 y 20 hertz, conocidos como infrasonidos, los cuales les permiten estar en contacto por distancias de hasta 10 kilómetros. Un nuevo estudio revela por primera vez cómo los elefantes producen estas notas.

Los científicos descubrieron que los elefantes producen infrasonidos en la década de 1980. En una manada, la hembra a la cabeza puede producir sonidos para guiar los movimientos de su grupo, mientras que un macho que está en etapa de apareamiento puede usar estas llamadas para desalentar a posibles competidores. Las madres elefantas incluso confían en los infrasonidos para mantenerse en contacto con sus crías, intercambiando mensajes de: “Estoy acá”, similar a lo que sucede con el juego infantil Marco Polo.

¿Como humanos o gatos?


Hasta ahora, si bien había varias teorías sobre el mecanismo que estaba detrás de los infrasonidos, la respuesta final se desconocía.

Es que los mamíferos producen sonidos de dos formas: o bien largan el aire a través de las cuerdas vocales, tal como lo hacen los humanos, o bien lo eliminan por medio de contracciones musculares activas, como el ronroneo de los gatos.
No podés acercarte a un elefante africano, meterle un endoscopio en la boca y pedirle que diga: ‘Ah’”, dijo Christian Herbst, líder de la investigación

“No podés acercarte a un elefante africano, meterle un endoscopio en la boca y pedirle que diga: ‘Ah’”, dijo Christian Herbst, líder de la investigación realizada en la Universidad de Viena, Austria.

Así que los investigadores hicieron los siguiente mejor: obtuvieron una muestra intacta de la laringe de un elefante africano (Loxodonta africana), que había muerto por causas naturales en el Zoológico de Berlín.

Mediante observaciones de videos en alta velocidad de la laringe en funcionamiento, los científicos pudieron demostrar que el mecanismo para producir esos sonidos por debajo del rango audible para humanos es, paradójicamente, igual al que emplean los humanos.

Según Herbst, este descubrimiento puede abrir las puertas sobre cómo una variedad de animales generan los sonidos.

Populares de la sección

Comentarios