La revolución de Windows 8 que no llega

El sistema operativo que implementó el cambio más radical en la historia de Microsoft tuvo un arranque sólido, pero todavía no causó la sensación esperada
El nuevo sistema operativo Windows 8 se encamina hacia un arranque "sólido" y debería tener un impulso en ventas en los próximos meses cuando nuevos dispositivos con pantalla táctil lleguen al mercado y Microsoft afine su estrategia de venta minorista, dijo una alta directiva de la compañía.

El producto bandera de la mayor empresa de software del mundo, lanzado el 26 de octubre, no ha causado una revolución en el mundo de la tecnología. Para finales de enero había vendido más de 60 millones de unidades, cifra similar al lanzamiento de Windows 7 hace tres años.

"Solo estamos empezando, hay mucho por venir", dijo Tami Reller, directora financiera de la división Windows, en una entrevista en el campus de Microsoft cerca de Seattle.

"Las portátiles táctiles y convertibles, apenas estamos empezando a verlos y en las próximas temporadas de venta los tendremos en todos los formatos y en todas las gamas de precio", comentó.

Reller apuntó a las nuevas tabletas de Acer y las portátiles ligeras de Hewlett-Packard como máquinas capaces de ganar espacio en el mercado de la informática móvil, dominado por el iPad de Apple y sistema operativo Android de Google.
Las portátiles táctiles y convertibles, apenas estamos empezando a verlos y en las próximas temporadas de venta los tendremos en todos los formatos y en todas las gamas de precio", dijo Tami Reller, directora financiera de la división Windows

Para Reller, los nuevos dispositivos responderán a la demanda por Windows 8 frustrada durante las navidades por la escasez de los dispositivos más populares, debida en parte a las limitaciones de suministro de los componentes de pantallas táctiles.

"En las fiestas había algunos dispositivos que estaban limitados en su volumen. Se nos agotaron muchas de las cosas más interesantes", señaló Reller.

Microsoft aún no ha revelado cuántas tabletas Surface ha vendido desde que presentó la máquina junto con Windows 8, pero la firma de investigación IDC estimó la semana pasada que se trataría de 900.000 unidades. El número es mucho menor a las estimaciones iniciales y una pequeña parte de los casi 23 millones de iPad vendidos el trimestre pasado.

El segundo de los dos dispositivos Surface sale a la venta este fin de semana, con un procesador de Intel y soporte para todos los programas anteriores de Windows, lo que podría atraer más a las empresas.

Un sondeo de Forrester Research publicado el lunes mostró que sólo el 2 por ciento de "trabajadores de la información" en todo el mundo utiliza tabletas Windows para trabajar, aunque el 32 por ciento indicó que le gustaría tener una como siguiente tableta de trabajo, lo que podría suponer la venta de 200 millones de Surface y otras tabletas Windows.

Un punto a favor de la Surface Pro es un paquete completo de aplicaciones Office, lo que implica que Microsoft puede comercializar la tableta como un ordenador totalmente funcional. Microsoft aún no ha lanzado una versión de Office para el iPad, aunque muchos esperan que lo haga en algún momento.

Tras la partida de Sinofsky


Reller, que lleva 12 años en Microsoft, dirige el lado financiero y de mercadeo de la división Windows, mientras que Julie Larson-Green está a cargo del lado técnico. Ambas tomaron el mando de la unidad tras la inesperada salida del jefe de Windows Steven Sinofsky en noviembre.

La compañía insinuó que las sucesoras de Sinofsky harían énfasis en la integración y colaboración entre divisiones de negocio, en especial Windows y Office, que ha sido tensa en el pasado.
Este es un comienzo sólido. Pero solo estamos empezando", dijo Reller a tres meses de la salida de Windows 8. "Tenemos muchos motivos para ser optimistas"

"Estoy muy contenta con nuestra relación con el equipo de Office", comentó Reller. "Tanto Julie como yo hemos trabajado de cerca con el equipo de Office. Trabajamos estrechamente cuando Steven (Sinofsky) estaba aquí y aún más de cerca ahora".

Microsoft gastó cientos de millones de dólares para promocionar Windows 8 y Surface el trimestre pasado, pero el interés del consumidor en tiendas como Best Buy tendió a centrarse en productos Apple y Android, según un sondeo de Reuters sobre compradores a mediados de diciembre.

Algunos miembros de la industria de PC se han quejado en privado de que Microsoft no ha hecho suficiente para formar a los vendedores o instruir a los consumidores en los cambios de productos tradicionales. "Creo que podemos hacerlo mejor y trabajaremos con ellos (los vendedores) para hacerlo mejor", dijo Reller.

En general, la directiva dijo estar satisfecha con los aproximadamente tres meses desde el lanzamiento de Windows 8. "Este es un comienzo sólido. Pero solo estamos empezando", dijo. "Tenemos muchos motivos para ser optimistas".

Comentarios