La realidad llegó a la realidad virtual

Cromo entrevistó a uno de los creadores de The VOID, un parque de realidad virtual que da al usuario la posibilidad de explorar desde tierras mágicas hasta los confines del espacio exterior
Desde el anuncio de la compra de Oculus Rift por Facebook, la realidad virtual, por el potencial que representa, se ha convertido en aquello que todas las empresas quieren desarrollar. Al principio parecía algo lejano, pero hoy distintas compañías se han encargado de acercar estas tecnologías a los usuarios comunes, principalmente con la creación de visores económicos (como el de Google, que está hecho de cartón y al que se le acopla un celular). El último paso lo dio The VOID, un parque de realidad virtual que comenzará a funcionar en 2016 en EEUU.

The Void

En entrevista con Cromo, Curtis Hickman, uno de los creadores de esta iniciativa, describió a The VOID como “aquello que completa la verdadera promesa de la realidad virtual”. Y no le falta razón: se trata de un lugar en el que el usuario, gracias a un visor de realidad virtual (desarrollado por los mismos creadores de The VOID) puede recorrer distintos escenarios como un personaje más de la historia de un videojuego o de una película. Un chaleco de retroalimentación y unos guantes especiales garantizan una experiencia inmersiva, que es complementada con efectos del ambiente, como cambios de temperatura, de altura y de presión, vibraciones, humedad y olores, entre muchas otras sensaciones.

Según Hickman, además del hardware que utiliza el usuario, otra de las claves del proyecto es la técnica del “pasillo infinito”, que da al jugador la ilusión de estar explorando miles de kilómetros, cuando en realidad nunca salió del centro de juego.

"Hemos, exitosamente, agregado la ‘realidad’ a la realidad virtual”, Curtis Hickman

Los mundos que puede recorrer solo están limitados por la imaginación: algunos de los que hoy se conocen son guerras alienígenas en el espacio exterior, mundos de ciencia ficción o aventuras con magia y dragones.

Los creadores de The VOID esperan abrir el primer centro al público en 2016, en Utah, Estados Unidos, con un precio por sesión de entre US$ 29 y US$ 39, dependiendo del contenido que elija el jugador. Sin embargo, Hickman afirmó que, a medida que el negocio avance, piensan colocar centros de juego en las principales ciudades. “Lo bueno es que, por el modelo de ‘pasillo infinito’ podemos cambiar el tamaño de nuestros centros a escala, así que eventualmente pensamos llevar los centros a territorios más pequeños también”, confirmó.

bicho Void


Por el momento, The VOID es solamente un prototipo, pero, según lo publicado en las redes sociales del emprendimiento, ya ha sido probado por varios usuarios cuyas devoluciones han sido en su totalidad positivas. Actualmente, los responsables están trabajando en mejorar la tecnología, además de asegurar asociaciones con estudios de juegos y películas que serán oferentes de contenidos.

Para todos

Hickman cree que The VOID es la experiencia que falta en el mundo para que la industria de la realidad virtual se vuelva una herramienta de uso común. “Creemos que los centros darán una exposición a la realidad virtual a quienes de otra manera nunca podrían haberlo experimentado”, opinó. Y agregó: “No tienes que ser un gamer de alta gama con hardware de miles de dólares para tener una experiencia fantástica de realidad virtual. No importa si eres un abuelo que nunca ha tocado un control o un niño que solamente quiere ser un mago por un rato”. Además, el gerente comercial de The VOID dijo que espera recuperar algo de la mala reputación que la realidad virtual ha acarreado consigo desde la década de 1990.

The Void


El trabajo de Hickman con todos estos sistemas de realidad virtual ya le valió varias llamadas por parte de grupos militares y médicos, que ven en la tecnología utilizada en su proyecto un potencial de uso que va más allá del de entretenimiento. “Si se piensa cómo funciona the VOID, uno puede imaginarse caminando por un apartamento virtual para determinar si realmente quiere comprar su contraparte en otro país. Podría seguir y seguir. Las posibilidades son infinitas”, señaló a Cromo.

Por ahora, Hickman está tan ansioso como debería de estar cualquier persona de ver funcionar sus centros de entretenimiento virtual: “Espero con ansias el momento en que salir y disfrutar de una experiencia en the VOID se vuelva tan común como ir a ver una película. Hemos, exitosamente, agregado la ‘realidad’ a la realidad virtual”.

El “mago” detrás de The VOID

Curtis Hickman

Edad: 34
Lugar de residencia: Provo, Utah (Estados Unidos)
Profesión: mago, artista de efectos visuales y director commercial en the VOID
Color favorito: azul cobalto
Videojuego favorito: la saga BioShock

¿Cómo llegó a Uruguay? ¿Por cuánto tiempo estuvo en el país?

Serví allí como misionero entre 2000 y 2002.

¿Cómo calificaría su estadía aquí?

Lo amé absolutamente. Especialmente amé a la gente.

¿Qué costumbres y objetos uruguayos se llevó a Estados Unidos?

Me traje algunas boleadoras, una campera de cuero, junto con algunos pequeños regalos de las personas con las que serví. También aprendí la necesidad de aplaudir cuando estoy en la puerta de la casa de alguien… Es mucho mejor que tocar el timbre.

¿Qué es lo que más extraña de Uruguay?

Las personas. Tal vez parezca tonto que lo siga repitiendo, pero no veo como alguien puede dejar Uruguay con una opinión diferente.

¿Tuvo la chance de conocer la industria de videojuegos en Uruguay?

No, pero conocí a algunos miembros de la industria uruguaya de videojuegos en España en una conferencia. Son maravillosos y muy talentosos.

¿Qué le diría a quienes recién empiezan en el área de desarrollo de videojuegos?

Por favor, continúen haciendo eso que hace a su cultura tan especial y pónganlo en su arte y sus juegos… El mundo realmente lo necesita.


Acerca del autor