La psicología detrás de los fanáticos de Apple

Pueden hacer fila por 19 días para obtener el último iPhone sin importarles cómo sea, algo de lo cual Samsung se burla, pero que pasa también con sus seguidores incondicionales


 

L a reputación de los fanáticos de Apple es tan conocida como los propios productos de la manzana. Son esas personas que empezaron a hacer fila afuera de las tiendas de la compañía hasta 19 días antes de que se pusieran a la venta los nuevos iPhone 6, que comenzaron a comercializarse ayer. Cuando no están haciendo fila, estas personas buscan en internet artículos que reafirmen sus creencias sobre estos dispositivos, reaccionando con rapidez a las noticias y comentarios que no estén de acuerdo con su ideología y, muy especialmente, con aquellos que usan otros teléfonos.

Estas personas están entre los consumidores más leales que cualquier marca podría tener. Por eso, de forma insultante, se los suele llamar “iSheep”, haciendo referencia a que, cual ovejas (“sheep” en inglés), siguen a Apple sin jamás cuestionarla. De hecho, según una encuesta publicada a principios de este año, 78% de los usuarios de iPhone “no podrían imaginarse usando un tipo diferente de teléfono”.

Samsung, el principal competidor de Apple en el mercado de los móviles, lleva años parodiando a los iSheep. Todo empezó en 2012 con un video que mostraba al usuario promedio de Apple como una persona superficial e ignorante. En ese entonces, los fanáticos de la firma aparecían esperando en fila para comprar el iPhone 5, a pesar de reconocer que el Galaxy SII tenía mejores funciones.

La semana pasada, Samsung lanzó una nueva serie de videos titulados It Doesn’t Take A Genius (“No hace falta un genio”), haciendo referencia a los denominados “genios” que atienden en las tiendas de Apple. Los avisos se burlan de las pantallas agrandadas de los iPhone 6, los problemas de streaming durante el evento de lanzamiento del 9 de setiembre y del reloj inteligente Apple Watch, entre otros temas.

Lo irónico es que donde sea que va Apple, Samsung también está allí, a su lado. Esto incluye tener su propia versión de fanáticos incondicionales.

Si bien la firma estadounidense tiene un porcentaje de retención muy elevado, la surcoreana tampoco se queda atrás: 76% de los clientes de Apple reemplazarían su actual iPhone solo por otro iPhone, mientras que 58% de los usuarios de Samsung harían lo mismo. Esta última empresa, a su vez, es mejor al momento de atraer consumidores de otras marcas, con 34% de los inmigrantes. No en vano ninguna otra compañía siquiera se acerca a los dos líderes.

En la cabeza de los fanáticos


Aunque la caricatura de los fanáticos de Apple (o Samsung) tiene su cuota de realidad, en proporción se trata de un número pequeño de consumidores que llaman la atención por su amor extremo. Pero, ¿qué hace que alguien se identifique con una marca con tanta fuerza como para mostrar este tipo de comportamientos?

Como era de esperarse, esta cuestión ha sido objeto de numerosos estudios. De las investigaciones se desprende que hay tres factores principales incidiendo en la elección de un producto en particular.

1. Reafirmar el "yo". El primer factor es la identificación personal. Por ejemplo, compramos productos que tienen un atractivo estético porque ayudan a construir nuestro sentido del yo. Apple, en particular, ha hecho un muy buen trabajo al momento de crear una marca que permite a sus clientes identificarse con quienes “piensan diferente”. Si bien la compañía es hoy uno de los líderes del mercado y la compra de un iPhone es el equivalente a la adquisición de una PC en los días de aquella campaña publicitaria, aún hay vestigios de esa filosofía en los usuarios de la manzana.

2. El producto y su fabricante. En segundo lugar, en la relación entre un consumidor y un producto influye el producto en sí, así como la compañía que lo fabrica. Esto a su vez es impulsado por factores como el valor percibido del producto, el servicio que viene incluido con su compra y el nivel general de confianza depositado tanto en el objeto como en la empresa que está detrás.

3. Pertenencia al grupo. Si bien el tercer factor no parece diferenciarse mucho de los dos anteriores, es probablemente el concepto más importante al momento de elegir un producto por sobre los demás. Se trata de la identidad colectiva, aquello que nos ayuda a definirnos dentro de los grupos que integramos. Esta pertenencia influye positivamente nuestras actitudes hacia los miembros de aquellos grupos compartidos. Lo mismo pero a la inversa sucede con los integrantes de otros grupos.

La consecuencia directa de pertenecer a ciertos grupos es que se ignoran los errores propios y los ataques de otros grupos se perciben como ataques a uno mismo, los cuales dañan nuestra autoestima. Esto explica por qué las discusiones entre los usuarios de Apple y Samsung se pueden volver tan personales: porque, de hecho, lo son.

Integrar grupos es fundamental en la esencia humana y es parte de lo que garantiza la supervivencia de la especie. Por eso juega un rol tan importante en todo lo que hacemos, incluso cuando se trata de las marcas. Así que, antes de acusar a alguien de iSheep, recordá que lo podrías estar diciendo porque sos parte de otro grupo de fanáticos.

 



 



 



 



 



.

Populares de la sección

Comentarios