La próxima vida de las aplicaciones

Mientras que algunos expertos indican que el final de las apps está muy cerca, otros estiman que están en plena evolución. ¿Cómo las usamos y usaremos?
¿Alguna vez se puso a pensar cuántas aplicaciones móviles utiliza durante el día? Si chequeó el clima, la agenda y el correo electrónico desde su smartphone, es muy probable que los datos hayan sido provistos por una aplicación móvil. Y es que, según un estudio de la compañía ComScore, en julio de 2016 el uso de apps representó la mitad del tiempo que los usuarios en Estados Unidos pasan en internet, por primera vez en la historia.

Si bien no hay datos locales disponibles, todo hace pensar que la tendencia es la misma, ya que los motivos de este fenómeno se replican en Uruguay: el hecho de que las pantallas de los celulares sean cada vez más grandes y que haya aumentado el uso de las redes móviles 4G, hace que sea menos necesario usar otros dispositivos como computadoras o tabletas.

ComScore indicó que "las aplicaciones móviles ahora eclipsan a todas las demás plataformas de medios digitales". En este contexto, es preciso pensar en cómo evolucionarán.

Bots por apps

Un bot es un programa que simula el comportamiento humano. Si bien existen desde hace años, desde este se comenzó a hablar de ellos con más fuerza ya que se su uso se está extendiendo para muchas tareas que van desde conversar con seres humanos hasta realizar ataques informáticos.

Los primeros, que son los más populares, se denominan chatbots, y sirven para que un usuario converse con un software para obtener respuestas inmediatas a sus interrogantes, como si se tratara de una conversación entre humanos. Esto se debe al uso de la inteligencia artificial y a la capacidad de esta tecnología de entender y aprender el lenguaje natural escrito de los humanos para que la comunicación fluya y para adquirir nuevos conocimientos. De esta manera, se trata de una herramienta que nunca se estanca, porque se entrena y progresa gracias a la interrelación.

Según varios expertos, los bots reemplazarán a las aplicaciones móviles.

Por ejemplo, Satya Nadella, CEO de Microsoft, dijo: "Los bots son las nuevas apps".

Según él, sería más útil contar con un solo mensajero móvil, capaz de interactuar con el usuario para ofrecerle el mejor restaurante y, además, reservarle una mesa –entre otras funciones–, antes que una aplicación diseñada únicamente para tal fin.

El ejemplo chino

En esta línea, y al ser consultado por Cromo, Nicolás Jodal, CEO de la firma tecnológica uruguaya GeneXus, afirmó: "La tecnología bot es muy nueva, pero no puede sustituir a todas las aplicaciones". Por mencionar un ejemplo, el 75% de las apps que se descargan a nivel de usuario final en todo el mundo son juegos y los robots no las pueden reemplazar.

Para Jodal, el rumbo que tomarán las aplicaciones sigue la línea del mensajero WeChat, que es furor en China (tiene más de 600 millones de usuarios activos), mediante el cual se pueden hacer muchas más cosas que hablar con amigos; de hecho, permite transferir dinero, pedir un taxi, reservar un hotel o comprar entradas para el cine.

WeChat cuenta con una plataforma de "miniapps" que dan servicios (desde el clima hasta información de la bolsa) sin tener que instalar una nueva aplicación. De esta forma puede posicionarse como competidora de Google Play y App Store.

"Los mensajeros evolucionarán de tal modo que integrarán a otras aplicaciones para que la experiencia del usuario sea más fluida. De esta manera, la persona no deberá salir de una app para abrir otra, sino que en una sola podrá solucionar muchas tareas", comentó Jodal.

Y vaticinó: "Los mensajeros instantáneos cumplirán la función que hoy tienen los buscadores de internet".

Una app para todo

Más allá de la teoría, la mayoría de los expertos cree que hay varios motivos por los cuales las apps van a evolucionar, en vez de morir. Si bien en 2014 se produjo el boom de las aplicaciones móviles, con 300 millones de descargas en las plataformas de Apple Store y Google Play, un informe publicado en 2015 por el Instituto Internacional de Marketing indica que los desarrolladores están ganando cada vez más dinero con sus creaciones. Se estima que existen más de 3 millones de apps. Aunque el número de lanzamientos y de descargas está disminuyendo, la cantidad de usuarios se encuentra en su punto más alto.

Blake Brannon, vicepresidente de Marketing de productos de VMware, una corporación que está enfocada en virtualización e infraestructura de nube, coincidió con Jodal. Tal como dijo a Cromo, si bien las aplicaciones seguirán existiendo, no llegarán a nuestros smartphones tal como lo hacen ahora. "Hoy en día descargamos muchas apps en el teléfono, pero luego usamos unas pocas. El hecho de contar con tantos recursos, hace que nuestro dispositivo funcione lento y pierda capacidad de memoria. El gran cambio que se viene es que se reducirán las aplicaciones empresariales", expresó.

Básicamente, el ejecutivo de VMware indicó que, en el futuro, las aplicaciones servirán para hacer muchas más cosas que las actuales; de esta manera, el usuario solo deberá utilizar un par, ya que estarán integradas con muchas plataformas, por ejemplo, agenda, correo electrónico, información de vuelos; todo en una. La clave estará en la inteligencia artificial que relacionará mejor todos los datos.

smartphones

Refiriéndose al usuario final, el ejecutivo continuó: "En lugar de entrar en una aplicación, se podrá pasar de una a otra sin problemas, de manera transparente. Por ejemplo, si queremos salir a cenar hay que abrir una guía de restaurantes, seleccionar el lugar y efectuar la reserva. Luego, debemos usar Uber para solicitar el servicio de viaje. La idea es que en el futuro se pueda hacer todo esto desde una única app, sin tener que abrir y cerrar varias". Como en WeChat.

Indicó además que a partir del 2017 aumentará el número de apps desarrolladas para wearables (dispositivos que se usan), como lentes, relojes, y pulseras inteligentes. "Muchas estarán diseñadas para que estos dispositivos se usen para el trabajo", concluyó Brannon.

Para Jodal un buen ejemplo de app que debería desarrollarse también para wearable es la del Poder Judicial; el organismo tiene su propia app, la que ya cuenta con más de 12 mil descargas, que permite dinamizar el trabajo diario de los abogados. Ellos pueden acceder a la información de los expedientes desde sus dispositivos móviles; en el futuro podrían consultarla desde un wearable.
Como dicen los expertos, al menos a mediano plazo, las apps se van a modificar pero no van a ser reemplazadas.

Lo que veremos será una integración de tecnologías, funcionando simbióticamente en el ecosistema digital.




Datos de mercado

• Actualmente las tiendas cuentan con más de 3 millones de aplicaciones.

• Durante los próximos años aumentará la inversión en este mercado.

• Según la firma de análisis de mercado Newzoo, los ingresos generados por las aplicaciones en todo el mundo ascenderán a US$ 44.800 millones en 2016 y crecerán hasta alcanzar los US$ 80.600 millones en 2020.

• Los ingresos por la publicidad presente en las apps generarán US$ 7.000 millones en ese período.

• Cada minuto se descargan más de 190.000 apps en todo el mundo, según Accenture Digital.

Nosotros y las aplicaciones

• Un usuario promedio cuenta con 42 apps en su smartphone, pero el 90% del tiempo lo invierte en usar unas nueve, según datos de la consultora Nielsen.

• El 25% de las aplicaciones instaladas son utilizadas una sola vez, según la Localytics.

• Las aplicaciones más utilizadas son los mensajeros instantáneos. De las opciones disponibles, el más popular es WhatsApp.


Acerca del autor

Débora Slotnisky