La prometida inteligencia artificial está llegando, finalmente

Ha habido más avances en el área en los últimos tres años que los que ha habido en las tres décadas anteriores

Hemos escuchado por décadas predicciones sobre la dominación mundial por la inteligencia artificial. En 1957, Herbert A. Simon predijo que en 10 años un ordenador digital sería campeón mundial de ajedrez. Eso no ocurrió hasta 1996. Y a pesar de la predicción de 1970 de Marvin Minsky de que "de tres a ocho años vamos a tener una máquina con la inteligencia de un ser humano promedio", todavía lo consideramos como una hazaña de la ciencia ficción.

Los pioneros de la inteligencia artificial se apagaron con el tiempo, pero no se han equivocado; la inteligencia artificial está por venir. Va a estar en nuestros televisores y manejará nuestros autos; será nuestra amiga y nuestra asistente personal y será nuestra doctora. Ha habido más avances en el área en los últimos tres años que los que ha habido en las tres décadas anteriores.

Incluso los líderes de la tecnología como Apple han sido sorprendidos por la rápida evolución del aprendizaje de las máquinas. En su reciente Conferencia Mundial de Desarrolladores, Apple abrió sus sistemas de inteligencia artificial para que desarrolladores independientes ayuden a crear tecnologías que compitan con lo que Google y Amazon ya han construido. Apple está muy por detrás.

La inteligencia artificial del pasado utilizaba la técnica de la fuerza bruta para analizar los datos y presentarlos de una manera que parecía humana. Imagínese que usted trataba de construir una máquina que podía jugar al ta te ti. Podía darle normas específicas para moverse. Esto es, en esencia, la forma en la que la computadora de Big Blue de IBM derrotó al gran maestro del ajedrez Gary Kasparov en 1997. Era un superordenador que calculaba cada movimiento.

La inteligencia artificial actual utiliza el aprendizaje de ejemplos de juegos anteriores. Al equipo se le enseña qué aprender y cómo aprender y toma sus propias decisiones. Antes tomaba millones de líneas de código informático para realizar tareas tales como el reconocimiento de escritura. Ahora se puede hacer en cientos de líneas. Lo que se requiere es un gran número de ejemplos para que el ordenador pueda enseñarse a sí mismo.

Las nuevas técnicas de programación utilizan redes neurales –inspiradas en el cerebro humano– en las que la información se procesa en capas y las conexiones entre estas capas se fortalecen sobre la base de lo que se aprende. Esto se llama "aprendizaje profundo" debido al creciente número de capas de información que son procesadas ​​por las computadoras cada vez más rápidas. Esto permite a los ordenadores reconocer imágenes, voz y texto y hacer cosas similares a los humanos.

Las búsquedas de Google usaban una técnica llamada PageRank para llegar a sus resultados. Al usar algoritmos rígidos, se analizaba el texto y enlaces en las páginas web para determinar qué era lo más relevante e importante. Google está reemplazando esta técnica con otros algoritmos basados ​​en el aprendizaje profundo, las mismas tecnologías que se utilizan para derrotar a un jugador humano en el juego de Go. En los ámbitos en los cuales se entrena, la inteligencia artificial ahora supera las capacidades de los seres humanos.

La inteligencia artificial tiene aplicaciones en todos los ámbitos donde se procesan datos. El editor fundador de la revista Wired, Kevin Kelly, la comparó con la electricidad: una barata y confiable inteligencia industrial que está detrás de todo. Dijo que "dará vida a objetos inertes, tanto como la electricidad lo hizo hace más de un siglo. Esta nueva inteligencia artificial utilitaria también nos mejorará de forma individual como personas (por profundización de nuestra memoria, acelerando nuestro conocimiento) y colectivamente como especie".

La inteligencia artificial pronto estará en todas partes. Las empresas la están infundiendo en sus productos. Google, Amazon y Apple están trabajando en asistentes de voz para nuestros hogares que gestionan nuestras luces, piden nuestra comida y programan nuestras reuniones. Los ayudantes robóticos como Rosie de Los supersónicos y R2-D2 de Star Wars están a una década de distancia.

¿Necesitamos estar preocupados por la inminente "inteligencia general artificial" que podría salirse de control y apoderarse del mundo? Sí; pero quizás no por los próximos 15 o 20 años. Existe el temor fundado de que en lugar de que le digan qué aprender y complementar nuestras capacidades, la inteligencia artificial aprenda por sí misma mucho más de lo que sabemos nosotros. Aunque algunas personas, como el futurista Ray Kurzweil, nos ven usando inteligencia artificial para aumentar nuestras capacidades y evolucionar juntos, otros, como Elon Musk y Stephen Hawking, temen que la inteligencia artificial usurpe nuestro lugar. Realmente no sabemos hacia adónde va a ir todo esto. Lo que es seguro es que la inteligencia artificial está aquí y hace cosas increíbles.


Fuente: Vivek Wadhwa / The Washington Post

Populares de la sección