La primera pata de ratón creada en un laboratorio

Científicos lograron regenerar la extremidad del animal, lo que podría ser un primer paso hacia para lograr transplantes en humanos con miembros amputados con otros desarrollados a partir de sus propias células
Durante semanas, los científicos del Massachusetts General Hospital (MGH) estuvieron pendientes de la extremidad de un ratón. La cuidaron dentro de una incubadora y vigilaron el crecimiento de cada uno de sus tejidos. Es que se trataba de la primera extremidad generada dentro de un laboratorio.

No había ningún ratón, solamente una pierna y su valor podría ser fundamental para la ciencia porque es el primer paso para la generación de reemplazos biológicos para extremidades amputadas. Y todo comenzó con la pata de un ratón muerto.

La técnica utilizada se llama descelularización/recelularización y ya se ha utilizado para regenerar corazones, pulmones y riñones. Para realizarla, se partió de tejido de un donante muerto. Se utilizaron químicos que eliminaron el tejido blando y dejaron solamente la estructura, resume una publicación en la revista New Scientist.

A esa estructura se le inyectó determinado tipo de células –algunas de ellas provenientes del receptor – y al cabo de un tiempo, con las condiciones adecuadas, el tejido se regeneró. Para comprobar que los músculos funcionaban, los científicos le dieron impulsos eléctricos que hicieron mover las garras de la extremidad.

Una vez que la pata se le trasplantó a un animal vivo se pudo probar que respondía a estímulos y hacía circular sangre. Sin embargo, no se testeó el rechazo del sistema inmunológico del ratón.

Un primer paso cauteloso


"Es ciencia ficción hecha realidad", dijo el investigador de la Universidad de Vermont, Daniel Weiss, quien trabaja en regeneración de pulmones. "Es ciencia ficción hecha realidad", dijo el investigador de la Universidad de Vermont, Daniel Weiss, quien trabaja en regeneración de pulmones.

La investigación será publicada en la edición de agosto de la revista Biomaterials. De funcionar, este podría ser un primer logro en el camino a la regeneración de extremidades humanas para trasplantarlas en personas que sufrieron amputaciones.

Una bioextremidad podría responder tal como lo hace un brazo o pie humano, y como está generada a partir de las células del receptor, hay una baja probabilidad de que sea rechazada, dijo Hatald Ott, el cirujano torácico a cargo de la investigación a The Washington Post.

De todas formas, Ott fue cauteloso sobre la posibilidad de regenerar y trasplantar extremidades humanas y destacó que es necesario el trabajo de toda la comunidad científica para enfocarse en cada uno de los tejidos.