La posible extinción de dos especies en un día

El rinoceronte de Sumatra y el tigre de Camboya están en peligro sumamente crítico

La buena noticia para los rinocerontes de Sumatra duró muy poco. La ejemplar que fue atrapada el mes pasado en Kalimantan, la parte indonesia de Borneo, murió por causas todavía no determinadas. Esto acabó con las esperanzas de reproducción natural de esta especie, la que no había sido vista en 40 años. El ministerio de Medio Ambiente informó que es posible que haya sufrido una infección en una pata.

Se creía que la rinoceronte tenía entre 4 y 5 años. Fue capturada de manera segura en una trampa de foso en Kutai Barat, Kalimantan Oriental, el 12 de marzo, y colocada en un recinto temporal donde iba a esperar a ser trasladada a un lugar más seguro localizado a unos 150 kilómetros del sitio de captura.

Ahora, el rinoceronte de Sumatra está en peligro crítico, con alrededor de 100 restantes, de acuerdo con la International Rhino Foundation.

Según publicó National Geographic, esta especie es la más pequeña del mundo, está cubierta por zonas de pelo áspero, sobre todo en las orejas, y su color es pardo rojizo oscuro. Suelen ser animales solitarios que se alimentan con frutas, ramas, y hojas. Pueden pesar hasta 800 kilos y alcanzar una longitud de entre 2,5 y 3,8 metros.

tigre camboya.jpg

Otra mala noticia

Horas después de conocerse la muerte de la rinoceronte de Sumatra, los especialistas declararon la extinción del tigre de Camboya. Chhith Sam Ath, director regional de la organización WWF, explicó en conferencia de prensa: "Los tigres están extintos. El último ejemplar fue visto en 2007".

Ante esta realidad, el gobierno anunció un ambicioso plan para restablecer la población. El objetivo es trasladar dos machos y seis hembras desde la India en 2017. Las autoridades esperan poder dejar en libertad a los primeros tigres en 2022.

El contrabando de animales exóticos es una de las principales causas de la desaparición del tigre en Camboya; la actividad ilegal ha diezmado, además, la población del oso malayo, el delfín del río Irrawaddy y el elefante asiático.