La otra fórmula del arte

A un año de inventar Aromarte, la línea de pintura plástica que asocia colores con aromas y que está pensada para personas ciegas, su creadora cuenta los planes para este invento único en el mundo


Marcela Cozzo dice que no sabe cómo, pero sucedió. Un día de 2010 inventó una pintura plástica que asocia cada color con un aroma concreto y nació Aromarte. La creación, sin precedentes en Uruguay y en el mundo, está pensada especialmente para las personas ciegas o con alguna otra discapacidad en la vista.

Aquellas que quieran expresarse –o que ya lo hagan– mediante el arte, pueden elegir un color leyendo la etiqueta del frasco en Braille, colocar la pintura en la paleta, y luego reconocer cada color mediante el olfato: el rojo huele a frutilla, el blanco a coco, el amarillo a banana y el verde a eucaliptos, por ejemplo. El negro tiene olor a humo.
Al ser un invento único en el mundo abre muchas puertas, pero también exige mucho”, dijo la ingeniera química y directora de Aromarte, Marcela Cozzo

A un año de comenzar el proyecto (que en su origen se llamó “Ver desde el alma”), la ingeniera química Cozzo cuenta que ya es dueña de la patente del invento, que incluye todo tipo de pinturas con aromas, no solo en Uruguay sino en todo el mundo.

Ese fue uno de los logros de 2012, año en que ella y su equipo se dedicaron a recorrer el interior del país para difundir Aromarte, sobre todo en centros educativos.

En 2013 será tiempo de salir al exterior y buscar una alianza comercial que permita a la empresa seguir creciendo; mientras, Cozzo se dedica a completar la línea de pinturas. “Ahora estoy desarrollando otras versiones porque hay artistas que pintan con distintos materiales: algunos más líquidos, otros más espesos; otros con más o menos brillo”, explicó.

Estos productos de “pintura sensorial”, que saldrán al mercado a $370 la caja de seis pinturas y a $660 la de 12, están englobados en la misma patente, aclaró.

Documental propio


Por otro lado, en este invierno Aromarte reunió apoyo de distintos artistas para comenzar a filmar un documental sobre el proyecto. Clever Lara y Carlos Páez Vilaró ya pintaron cuadros con estas pinturas; Hugo Fattoruso cedió parte de su música para el trabajo. También el músico Tatita Márquez y el escritor Eduardo Galeano ofrecieron su colaboración.

Si bien aún falta financiamiento para llevarlo a la pantalla, Cozzo espera el estreno para el año que viene.

Del laboratorio al lienzo


La idea original de Cozzo fue colaborar para que estas personas lograran la independencia a la hora de pintar. Cuenta que buscó solucionar un problema al que en realidad era bastante ajena, ya que nunca hubo personas ciegas en su entorno.

De hecho, Cozzo tampoco pinta. Sus conocimientos como ingeniería química le permitieron inventar la pintura, que cuenta con una textura especial y que desprende diversos aromas según la esencia con que se elabore.
En 2013 se estrenará el documental de Aromarte, en el que colaboraron varios artistas nacionales

A sus estudios se suma la experiencia como directora de Meycolor, una empresa que ofrece materiales no tóxicos para expresión plástica y se orienta sobre todo a trabajar con institutos de enseñanza. La ingeniera no es nueva en el mundo de las artes visuales: trabaja en esta empresa desde hace 20 años.

Cozzo aclara que Aromarte no se limita al ámbito empresarial, sino que su intención es acompañar todo el proceso: desde el laboratorio hasta que una persona –con discapacidad visual o no– moja el pincel y pinta sobre la hoja o el lienzo.

Así, Aromarte también organiza talleres, dirigidos por el artista y docente Rogelio Osorio, que significan un acercamiento al arte tanto para quienes participan en la actividad como para Cozzo.

Es que la ingeniera química admite que fue “aprendiendo sobre la marcha”, mientras se adentraba en un mundo desconocido para ella.

Con plena conciencia de que su invento la trasciende como persona y que “cumple una función social y humana”, Cozzo sabe que Aromarte no es algo que pueda “dejar para mañana”, ya que es un servicio: se trata de “no tener derecho a quedárselo para uno mismo”.

Acerca del autor

Comentarios