La nueva cara del armadillo gigante

Un fósil encontrado en Argentina cambiará el rostro de la especie, que habitó hace unos 500.000 años en la región pampeana y de la que apenas se conocían parte de dos cráneos
Los restos fósiles de un armadillo gigante hallados en Argentina probablemente modificarán los conceptos que hasta ahora se tenían de esta especie, según informó el martes el grupo de paleontólogos responsables del hallazgo.

Se trata del ejemplar de armadillo gigante de la especie Neosclerocalyptus ornatus más completo que se haya encontrado hasta ahora y fue descubierto en los alrededores de la localidad bonaerense de San Pedro, a unos 170 kilómetros al norte de la capital argentina.
Si bien recién se han realizado las primeras observaciones, el fósil hallado presenta el cráneo más completo descubierto hasta hoy de la especie Neosclerocalyptus ornatus, dijo el Museo Paleontológico Fray Manuel de Torres de San Pedro

Los restos fueron hallados hace unos días en una cantera de tosca por uno de los operarios del lugar, quien llamó de inmediato a los expertos del Museo Paleontológico Fray Manuel de Torres, de San Pedro.

"Si bien recién se han realizado las primeras observaciones, el fósil hallado presenta el cráneo más completo descubierto hasta hoy de la especie Neosclerocalyptus ornatus, hasta el punto que algunos de los detalles revelados por este fósil podrían modificar aspectos evolutivos de esos animales", destacó el museo.

Según los expertos, debido a su excelente estado de conservación, el cráneo de este ejemplar "introducirá cambios" en la idea que hasta ahora se tenía de esta especie, características de la fauna fósil de la región pampeana.

El fósil será estudiado en profundidad por Alfredo Zurita, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) de Argentina y del Centro de Ecología Aplicada del Litoral.

"Estos animales habrían habitado las pampas hasta hace unos 500.000 años y hasta el momento solo se conocían dos cráneos de esta especie, con el inconveniente de que ambos están restaurados parcialmente y no sabemos si esas restauraciones se correspondían con la forma real que tuvo esta especie, especialmente en la región nasal, que es la que más interesa", señaló Zurita.

Reconstruir el pasado


El director del Museo de San Pedro, José Luis Aguilar, destacó que desde hace cerca de un siglo los científicos vienen estudiando los modelos evolutivos de estos pequeños gliptodontes basándose en los cráneos existentes, "los cuales poseían reconstrucciones en sus zonas nasales que no podían ser corroboradas con la realidad".

Sin embargo, este hallazgo, resaltó Aguilar, "modificará esos patrones morfológicos".
El hallazgo modificará los patrones morfológicos" del Neosclerocalyptus ornatus, dijo el director del museo

Una de las claves del trabajo futuro estará en el área nasal, ya que las variaciones morfológicas en esa zona son las que fundamentalmente marcan las diferencias en los saltos evolutivos de esta especie.

En este sentido, una característica de estos armadillos era la presencia de una especie de zona "globular" en la región más anterior del cráneo, a nivel de los huesos nasales, zona que se hizo mayor en las especies más "modernas", como el Neosclerocalyptus paskoensis.

Acerca del autor

Comentarios