La nube tóxica de China vista desde el espacio

La imagen difundida por la NASA muestra la enorme propagación de la contaminación

La capital china vivió esta semana su primera alerta roja por la elevada contaminación. En consecuencia, la mitad de los automóviles privados no pudieron circular (se practica un sistema alterno en función del último número de la placa de matrícula y el día del mes par/impar), se prohibió la circulación de camiones pesados y se cerraron las escuelas.

Si bien ha habido muchas imágenes de Beijing tomadas a través de un espeso velo de smog, la NASA difundió una imagen satelital para comprender la enorme propagación de la niebla tóxica.

La imagen fue capturada el 30 de noviembre por el Visible Infrared Imaging Radiometer Suite de la NASA (VIIRS) en el satélite Suomi NPP, cuando la alerta era "naranja": las mediciones de material particulado (PM2,5) alcanzaron un máximo de 666 microgramos por metro cúbico de aire. Estas partículas finas (aproximadamente un treintavo del ancho de un cabello humano) son consideradas peligrosas porque son lo suficientemente pequeñas como para entrar en los pulmones.

La neblina parece propagarse desde Beijing hacia cientos y cientos de kilómetros al suroeste, a través de las llanuras bajas de China. Las áreas más brillantes son las nubes que tienen matices de gris o de color amarillo debido a la contaminación del aire. Las áreas libres de nubes tienen un manto de bruma gris que en su mayoría borró las ciudades. En las zonas donde el suelo es visible, los paisajes están cubiertos de nieve.

La NASA lo explicó en un comunicado: "Los brotes de niebla como este ocurren generalmente durante el invierno debido a las inversiones de temperatura. El aire normalmente se enfría con la altitud, pero durante una inversión de aire caliente se asienta encima de una capa de aire frío cerca de la superficie. El aire caliente actúa como una tapa y atrapa los contaminantes cerca de la superficie, especialmente en las cuencas y valles".