La necesidad de "smart cities"

La tecnología puede resolver problemas como los embotellamientos, según experto catalán
Convertir las urbes emergentes de América Latina y Asia en ciudades inteligentes o smart cities es la solución con "sentido común" al colapso de las vías y la productividad que pueden sufrir si siguen creciendo al ritmo actual.

Esa es la apuesta de Lluis Gómez, el director de la Feria Smart City Expo World Congress de Barcelona, quien en una entrevista desde Bogotá consideró importante que los gobiernos locales satisfagan mediante esos planes la "necesidad" de involucrar a los ciudadanos en la transformación de esas ciudades.

El fin de los embotellamientos


Estos planes, que, según el empresario español mueven "miles de millones" en inversión humana, social, de transporte y comunicaciones para hacer urbes sostenibles, le ponen "sentido común" al problema que supone que "las ciudades se colapsen en poquísimo tiempo" al ritmo de crecimiento actual.

"En Pekín es dificilísimo moverse en horas pico y en Sao Paulo se pierden dos o tres horas al día en ir al trabajo. Ésto hace que la calidad de vida sea muy baja, el trabajo ineficiente y que se consuma mucha más energía, es una cuestión de necesidad", afirmó.
En Pekín es dificilísimo moverse en horas pico y en Sao Paulo se pierden dos o tres horas al día en ir al trabajo. Ésto hace que la calidad de vida sea muy baja, el trabajo ineficiente y que se consuma mucha más energía, es una cuestión de necesidad"

Al llegar a Colombia de su gira por diversas ciudades asiáticas y estadounidenses, Gómez advirtió de que los planes Smart tienen que adaptarse a "los problemas, intereses y capacidad de cada ciudad", porque un "programa que funciona en Amsterdam posiblemente en la India no sirva para nada y viceversa".

"El error aquí sería intentar adaptar los proyectos de un país del primer mundo tal y como los han visto allí, ya que no funcionarán", acotó el empresario catalán.

Para Gómez, lo importante es que de una forma u otra se vea que con la sostenibilidad "se gana dinero" ya que si esta planificación "es vista como una oportunidad económica la hará mucho más atractiva y a la vez que se mejorará calidad de vida, se creará industria".

En la edición de 2011, la Smart City Expo acogió a ciudades de 51 países, un centenar de empresas y más de 6.000 profesionales del sector.

Comentarios