La NASA reveló los asteroides más peligrosos para la Tierra

Se estima que pasen cinco y algunos a una distancia preocupante

El astrónomo principal de la NASA, Ron Baalke, posteó en su cuenta de Twitter cuáles serán los cinco asteroides más peligrosos que pasarán cerca de la Tierra en los próximos meses. De todas formas, según explicó Sputnik Mundo, científicos sospechan que haya más que cinco y quizás no se esté preparado para algunos.

Embed

Siguiendo las indicaciones de Baalke, la primer amenaza se acercará a la Tierra el 23 de julio y lo llamó el 2017 BS5. Con 40-90 metros de diámetro pasarán a 1.211.734 kilómetros de distancia.

El que más les preocupa a los astrónomos es el 2012 TC4, que con unos 12- 27 metros de diámetro pasará a tan solo 57.659 kilómetros de la Tierra el 12 de octubre. No es una distancia muy grande, teniendo en cuenta que entre la Tierra y la Luna es de 384.400 kilómetros.

Los otros tres pasarán el 3 de diciembre de 2017 y el 24 de febrero y 2 de abril de 2018.

Por su parte, en un documento oficial del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de Estados Unidos, señalaron lo alarmante que resulta la poca preparación que existe para enfrentar a los asteroides. Durante años, se ha tratado de descubrir la manera de enfrentar esta amenaza.

Asimismo, existe la posibilidad de que un asteroides golpee el planeta sin aviso previo. Según Sputnik Mundo, en 2013 uno de 17 metros golpeó de sorpresa la ciudad rusa de Cheliábinsk y afectó a más de 1.000 habitantes.

Para disminuir esta inquietud, la NASA busca mejorar los métodos utilizados para la detección de estos cuerpos celestes previamente. En suma, dijeron que EE UU deberá solicitar ayuda internacional para desarrollar los medios necesarios.

¿Qué sucedería si un asteroide colisiona con la Tierra?

La Universidad de Purdue, confirmó a través de un simulador de colisiones de asteroides, que si un asteroides de unos 34 metros penetrase la atmósfera explotaría en mil pedazos. Al liberar una energía equivalente a 700 kilotones, docenas de veces más energía que en Hiroshima, no tendría ninguna consecuencia en el terreno, pero se sentiría un estruendo parecido al de una gran ciudad.