La NASA encontró dos naves espaciales perdidas

Una de ellas llevaba sin dar señales desde 2009

Al utilizar un radar operado por el Jet Propulsion Laboratory (JPL), la NASA logró localizar dos viejas naves que orbitaban la Luna: la Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) de la propia agencia y la Chandrayaan-1 de la Organización India para la Exploración Espacial.

La primera fue localizada ya que los científicos se encontraban trabajando con los datos de los equipos de navegación de esa misión y sabían dónde buscarla. La segunda, por su parte, fue más difícil teniendo en cuenta que el último contacto que se tuvo con ella fue en agosto de 2009 y que se trata de una nave muy pequeña (un cubo de 1,5 metros de lado).

Encontrar chatarra espacial en la órbita de la Luna es todo un desafío, ya que los telescopios ópticos tienen problemas para captar objetos pequeños eclipsados por el brillo del satélite.

En este caso, la NASA lo consiguió con una nueva aplicación de un radar interplanetario basado en Tierra. Aunque este radar ya se había usado antes para observar pequeños asteroides a varios millones de kilómetros de la Tierra, los científicos no estaban seguros de si sería posible captar objetos muy pequeños a distancias como la de la Luna.

Si bien se sabía que la Chandrayaan-1 realizaba una órbita polar, la Luna está llena de zonas con un efecto gravitacional muy fuerte que pueden afectar la trayectoria de una nave a lo largo del tiempo, pudiendo causar incluso que se estrelle sobre su superficie.

Utilizando los datos de la señal retornada a través del radar, los científicos calcularon la velocidad y distancia aproximada de la Chandrayaan-1. Dicha nave fue la que se usó en la primera misión de la India a la Luna, la cual tuvo como objetivo trazar un mapa químico y geológico del satélite.