La mujer con visión superhumana

Científicos encuentran a una persona capaz de ver 99 veces más colores que el común de los humanos
Sentada en un cuarto a oscuras junto al laboratorio, se encuentra el sujeto cDa29, una mujer que forma parte de la investigación que comenzó hace dos décadas. Lo que no sabe, ni ella ni la neurocientífica Gabriele Jordan, es que luego del experimento la ciencia habrá encontrado a la primera mujer con visión tetracromática. Es decir, la única persona conocida capaz de ver 99 millones de colores más que el resto de los mortales.

El resultado de este trabajo a largo plazo fue publicado recientemente en la revista Discover, pero fue hace dos años que la mujer inglesa superó satisfactoriamente las pruebas a las que Jordan y su equipo, de la Universidad de Newcastle, la sometieron.

El experimento consistió en mostrar a unas 25 mujeres tres círculos de luz que, para una persona con visión normal, lucirían iguales entre sí. Sin embargo, para alguien con las características de cDa29, uno de los círculos debía resaltar. Y así fue.

Cuestión de familia


Los humanos tienen la capacidad de percibir hasta un millón de tonalidades gracias a unas células en los ojos llamadas conos. Mientras que el promedio de las personas poseen tres conos, hay quienes pueden llegar a tener uno menos, es decir, los dicromáticos, que presentan ceguera a un tipo de color.

Un estudio previo sobre ceguera de color de 1948, concluye que, en una misma familia, solo los hombres se ven afectados por esta rareza. Son quienes presentan dos conos normales y uno mutante, menos sensible a los colores, lo que los lleva a confundir colores primarios y ver menos.

A su vez, el científico HL de Vries, quien llevó a cabo este primer estudio, descubrió que las mujeres de la misma familia también veían diferente. Sin embargo, estas presentabas tres conos normales y uno mutante, lo que sugería que veían distinto no por ver menos, sino por ver más.

A partir de este estudio es que Jordan emprendió la búsqueda de 20 años de las mujeres con cuatro conos.

Altos y bajos


Las pruebas que estaba llevando a cabo Jordan demostraban que, a pesar de que varias mujeres presentaban cuatro conos (se estima que un 12%), eso no implicaba que vieran diferente.

Fue entonces que nació la hipótesis: tal vez esta capacidad necesitaba ser desarrollada, tal vez se trataba de una capacidad que debía “despertarse”, sugirió el investigador de la Universidad de Washington, Jay Neitz.

Así, en 2007 Jordan perfeccionó su método de experimentación y encontró a la única mujer que superó la prueba.

Inexplicable


El problema está en que, aunque existan otras mujeres con estas características, no tienen forma de saberlo.

Porque la experiencia del color es distinta para cada persona y porque estas mujeres son capaces de percibir matices de colores para los que ni siquiera existen nombres, no hay manera de que sepan que pueden ver más allá de los límites de la naturaleza humana.

No pueden saber que tienen una visión superhumana.

Acerca del autor

Comentarios