La misión Kepler peligra por una falla

El telescopio espacial de la NASA, lanzado en 2009 en busca de planetas habitables, presenta un desperfecto en el sistema de dirección que pone en riesgo su futuro
La NASA anunció el miércoles que el telescopio Kepler, encargado de buscar pruebas de la existencia de planetas similares a la Tierra, presenta un "fallo" en el sistema de dirección del aparato que podría poner en peligro su futuro.

Los técnicos espaciales indicaron que han perdido el control de un segundo de sus cuatro rotores, utilizados para estabilizar el telescopio y ajustar la dirección de sus lentes.

"Es cierto que necesitamos tres rotores de reacción. Pero no diría que Kepler está caído y fuera de operaciones", explicó el jefe científico de la NASA, John Grunsfeld, en teleconferencia.
Es cierto que necesitamos tres rotores de reacción. Pero no diría que Kepler está caído y fuera de operaciones", explicó el jefe científico de la NASA, John Grunsfeld

A su vez, la agencia espacial reconoció que "existen claras indicaciones de que ha habido un fallo interno en el rotor", por lo que el telescopio ha sido pasado al Modo de Seguridad de Propulsión Controlado, a la espera de que los técnicos intenten la difícil reparación.

Por ahora, el aparato está en situación "estable y segura", agregó Charles Sobeck, desde el centro Ames Research Center en Moffett Field, California, que lo controla.

No obstante, explicaron que con este fallo en el segundo rotor "es poco probable que el telescopio pueda volver al punto de exactitud que garantiza su fotometría de alta precisión".

Por muchos años más


La NASA señaló además que aunque la recolección de datos concluyese, "la misión tiene sustanciales cantidades de información aún por analizar y la secuencia de descubrimientos científicos se espera que continúe por años".

El Kepler, que vigila más de 150.000 estrellas en busca de planetas o candidatos a planetas y ha sido una las misiones recientes más exitosas de la NASA, se encuentra orbitando el Sol a 64.000 millones de kilómetros de la Tierra.

Lanzado en 2009 en busca de pruebas de la existencia de planetas similares a la Tierra o en los que se den las condiciones de temperatura medias donde pueda existir agua líquida, durante sus primeros años de misión ha detectado 132 planetas más allá de nuestro sistema solar.

La misión de este telescopio -de un presupuesto de 600 millones de dólares - estaba prevista para concluir  a finales de 2012, fue prolongada hasta el 30 de setiembre de 2016.

Acerca del autor

Comentarios