La misión del telescopio Kepler terminó

Las fallas en su sistema no permitirán que continúe con su principal objetivo: buscar pruebas de la existencia de planetas similares a la Tierra
La NASA asumió el fallo definitivo de telescopio espacial Kepler y anunció que detendría de forma definitiva los intentos por solucionarlo. Así se clausuró su misión de búsqueda de pruebas de la existencia de planetas similares a la Tierra.

"Después de meses de análisis y pruebas, el equipo del telescopio espacial Kepler pone fin a sus intentos de restaurar el pleno funcionamiento del artefacto, y ahora se encuentra considerando qué posibles investigaciones puede llevar a cabo en su condición actual", informó la agencia espacial de Estados Unidos.
Después de meses de análisis y pruebas, el equipo del telescopio espacial Kepler pone fin a sus intentos de restaurar el pleno funcionamiento del artefacto y ahora se encuentra considerando qué posibles investigaciones puede llevar a cabo en su condición actual", dijo la NASA

En mayo pasado, la NASA informó de la detección de una falla en el sistema de dirección del aparato, por el que habían perdido el control de dos de sus cuatro rotores, utilizados para estabilizar el telescopio y ajustar la dirección de sus lentes.

Los esfuerzos de los técnicos "no han tenido éxito", agregó la agencia espacial, que recordó que necesitan tres rotores para poder llevar a cabo las labores de investigación de "exoplanetas" (planetas de fuera del sistema solar).

"Kepler ha realizado descubrimientos extraordinarios al encontrar exoplanetas, incluidos varias super-Tierras en zona habitable. Tras saber que el Kepler ha recogido exitosamente información de su misión primordial, estoy confiado en que más descubrimientos fascinantes están en el horizonte", aseguró John Grunsfeld, director adjunto de la Misión Científica de la NASA en una nota de prensa.

Modo seguro


El pasado 8 de agosto, los ingenieros volvieron a probar el funcionamiento del telescopio y determinaron que el rotor estaba estropeado, por lo que era imposible "volver al punto de exactitud que garantiza su fotometría de alta precisión".

Por ello, lo devolvieron al Modo de Seguridad de Propulsión Controlado, en el que se encuentra "seguro" pero no hace posible que puedan manejarse sus lentes desde el centro de operaciones.

El Kepler, que vigila más de 150.000 estrellas en busca de planetas o candidatos a planetas y ha sido una las misiones recientes más exitosas de la NASA, se encuentra orbitando el Sol a 64.000 millones de kilómetros de la Tierra.

Lanzado en 2009 en busca de pruebas de la existencia de planetas similares a la Tierra o en los que se den las condiciones de temperatura medias donde pueda existir agua líquida, durante sus primeros años de misión ha detectado 132 planetas más allá de nuestro sistema solar.

Con un presupuesto de US$ 600 millones y cuya misión estaba previsto que concluyera a finales de 2012, esta fue prolongada hace dos años hasta el 30 de setiembre de 2016.

Acerca del autor

Comentarios