La insoportable levedad del bosón de Higgs

Dos físicos teóricos uruguayos hablan de la importancia del experimento del CERN, el universo y las aplicaciones prácticas
Una manera de ver el experimento del Centro Europeo de Física de Partículas (CERN), que encontró evidencia consistente con el bosón de Higgs es que, bosón más, bosón menos, las cosas siguen igual para la mayoría de los mortales.

Sin embargo, si se observa con atención, algo cambió. Para los más de mil científicos involucrados de manera más o menos directa con el CERN fue como ganar la copa del mundo. Para los físicos experimentales en todo el mundo, es un “sí se puede” gigantesco y para los físicos teóricos es más importante todavía, porque se confirman, en el universo real, las ecuaciones que usaron durante toda su carrera.

En cuanto al resto del mundo, se ve inundado por una ola de entusiasmo periodístico con una partícula elemental que se anuncia con bombos y platillos como la “explicación del universo”, el “origen de la masa” y el “ladrillo que faltaba”.

El bosón en Uruguay


Para Gabriel González Springberg, físico teórico uruguayo cuya área de investigación es la fenomenología de las partículas elementales, la evidencia empírica del bosón de Higgs es un acontecimiento capital: “durante mis 30 años de estudio de la física, el bosón de Higgs estuvo presente siempre, desde los libros de texto de doctorado. Que haya sido detectado ese mecanismo tan extraño, esa partícula única, de comportamiento tan diferente a todo lo demás, es impactante. Todos estos días han sido muy gratificantes”.

El científico uruguayo entiende que este descubrimiento “abre la posibilidad de que haya mucha más física relacionada con partículas de este tipo” para responder “preguntas grandes y complejas, como qué es el espacio, qué es el tiempo, qué es la masa”.
El hallazgo permite responder preguntas grandes y complejas, como qué es el espacio, qué es el tiempo, qué es la masa”, dijo Gabriel González Springberg

Springberg es profesor titular del Instituto de Física de la Universidad de la República (Udelar), y trabaja en este momento en la Universidad de Valencia, Espàña, investigando las propiedades del quark top, una partícula elemental que aparece mucho en el acelerador de partículas del CERN.

Eso ofrece una gran ventaja: los modelos teóricos en los que trabaja Springberg pueden ser verificados de forma casi inmediata.

El fisico señala que el acelerador de hadrones del CERN, que tuvo un costo aproximado de US$ 10 mil millones, seguramente tendrá una serie de aplicaciones prácticas que llegarán a ser cotidianas, como lo es la world wide web, que en su momento era un protocolo de comunicación del CERN y luego se convirtió en una red planetaria.

También señala que la aceleración de partículas se usa para el tratamiento del cáncer y que, en Uruguay, se usa en medicina en la tomografía de positrones.

De acuerdo al doctor en Física Nicolás Wschebor, profesor grado 4 de la Facultad de Ingeniería de la Udelar, es de suma importancia que exista un laboratorio de pruebas de la magnitud del que posee el CERN, “no solo por el bosón de Higgs sino por la posibilidad de seguir buscando partículas en ese rango de energía”.
Parece que el bosón no se comporta exactamente como Higgs previó", contó Nicolás Wschebor

Wschebor señaló un aspecto muy interesante en el mundo de la física: “Parece que el bosón no se comporta exactamente como Higgs previó. Se trata de una partícula muy inestable, que en pocos segundos se desintegra en dos fotones y lo hace mucho más rápido de lo que Higgs previó".

El físico uruguayo aclaró que estas conclusiones no tienen confirmación estadística todavía, pero que ya hay varios trabajos teóricos que modifican el llamado Modelo Estándar para que sea consistente con estos datos del universo real.

Wschebor comparó la importancia de este descubrimiento a la detección del fondo difuso cósmico, conocido como materia oscura, un fenómeno que no estaba incluido en los modelos teóricos. Y vaticinó: “la física va a seguir de moda por unos años”.

Comentarios