La innovadora idea de un adolescente para limpiar los plásticos del océano

Un holandés de 19 años propuso utilizar las corrientes marinas para quitar toneladas de basura, un proyecto donde ya trabajan 100 personas
El holandés Boyan Slat, de tan solo 19 años, propone utilizar las corrientes marinas para limpiar los océanos de los miles de toneladas de plásticos contaminantes, una idea que espera sea revolucionaria y sobre la que ya trabajan 100 personas.

Hasta ahora, otros proyectos se basaban en la recogida de los plásticos con la ayuda de barcos. Con una sonrisa, Boyan dice: "¡Por qué esa necesidad de ir hacia los desechos cuando ellos pueden venir hacia nosotros!". El joven ha aparcado sus estudios de ingeniería aeronáutica para centrarse en su proyecto The Ocean Cleanup.

La "sopa de plástico" (los desechos vertidos en los océanos) tiene un impacto medioambiental considerable. Los animales marinos, como los delfines o las focas, se enzarzan en ellos, se estrangulan y se ahogan. Otros los comen, como las tortugas que confunden las bolsas de plástico con medusas.

Además descompuesta en pequeñas partículas, esta materia acusada de ser nociva para la fertilidad y de provocar enfermedades cancerígenas entra en la cadena alimentaria.

La "sopa de plástico" también causa estragos en el sector pesquero y turístico: las pérdidas se cifran en miles de millones de euros por año.

La mayor parte del plástico acaba en los 5 principales giros, es decir las inmensas corrientes marinas circulares que facilitan la concentración de enormes placas de desechos llamados "continentes" de plásticos. Pero las estimaciones varían sobre la cantidad total de plástico en los océanos, que oscila entre cientos de miles a varios millones de toneladas.

Una "V" gigante


El proyecto de Boyan consiste en extender dos brazos flotantes de 50 km cada uno formando una "V" hasta el fondo marino. Bloquearían los plásticos mediante una cortina de tres metros de profundidad.

De este modo, el plástico, concentrado en el centro de la "V", podría ser almacenado en una plataforma cilíndrica de 11 metros de diámetro a la espera de que un barco pueda recogerlo. Se podrían almacenar hasta 3.000 metros cúbicos de plástico, el equivalente a una piscina olímpica.

Una cinta transportadora instalada en la plataforma, alimentada por paneles solares, permitiría llevar los trozos más voluminosos a una desguazadora.

Boyan cuenta que se interesó por el tema tras "practicar submarinismo durante unas vacaciones en Grecia". "Debajo del agua vi más plástico que peces", lamenta. El joven presentó su proyecto a finales de 2012, con pocas esperanzas de que lo tomaran en serio. Ahora, un centenar de personas trabajan en él, algunas de ellas a tiempo completo.

Más eficaz y más barato


Después de un año de pruebas y de un estudio de viabilidad, Boyan quiere un proyecto piloto dentro de tres o cuatro años, antes de la posible instalación del primer dispositivo, en el Pacífico Norte.

Se da un plazo de 100 días para recaudar dos millones de dólares a través de crowdfunding (financiación en masa), una cantidad de dinero que le permitiría continuar con la aventura. Después de 33 días ya reunió más de un millón.

En diez años, el dispositivo permitiría recoger casi la mitad de los desechos del Pacífico Norte. Según Boyan, su método es miles de veces más rápido que los convencionales. "Y además de ser más eficaz, sería más barato".

Alrededor de 70 oceanógrafos, ingenieros y juristas participaron en el estudio de viabilidad sobre los materiales, los temas legales o la financiación, entre otros. "Por suerte estoy rodeado de personas con más conocimientos y experiencia que yo", sonríe.

Preguntas sin respuesta


"Respondieron a algunas preguntas que se hacía la comunidad oceanográfica, pero todavía quedan otras sin respuesta", explica Kim Martini, de la Universidad de Washington en Seattle.

Algunos analistas estiman que el estudio de factibilidad subestima la proporción de microplásticos de algunos milímetros, más difíciles de extraer. También consideran que el dispositivo puede representar un obstáculo peligroso para la vida marina y para la navegación.

Anna Cummins, presidenta de la Asociación de los 5 Giros, no entiende por qué Boyan quiere instalar el dispositivo "tan lejos de la costa". "Recoger desechos en medio del océano es como recoger agua de un grifo continuamente abierto", asegura Daniel Poolen, de la Fundación "Sopa de Plástico". "Hay que ir a la desembocadura de los ríos, a la fuente", afirma.

Boyan dice que el estudio de viabilidad tomó en cuenta los problemas técnicos pero reconoce que el proyecto "no permitirá recoger todos los desechos". Además hace falta un cambio de mentalidad y "desgraciadamente la gente seguirá tirando plásticos".

Comentarios