La horrible ciencia de las resacas (y cómo evitarlas)

No existe una cura mágica, pero estos consejos pueden ayudar a minimizar las consecuencias

Nadie quiere empezar el Año Nuevo con un horrible dolor de cabeza y una lengua como papel de lija. Además, "cura para la resaca" tiende a ser lo más buscado en Google durante el día de Año Nuevo. Si esa búsqueda lo trajo a esta nota, perdón: no existe una cura mágica para los efectos secundarios de tomar mucho alcohol. Pero basándonos en lo que sabemos acerca de las resacas, hablando científicamente, hay algunas cosas que podría hacer para mejorar un poco.

Este es el tema del último video de la Sociedad Química de América. Aquí una guía para evitar el Día Nacional de las Resacas, usando hechos tanto del video como nuestros.

1. No beba

¡Ja! Ja, ja...

Sabemos que esta no es una solución justa ni razonable para la mayoría de los adultos en la noche de Año Viejo. Pero no beber (o beber con moderación) realmente es la única manera de definitivamente evitar una resaca.

Idealmente el cuerpo convertiría todo ese acetaldehído en acetato rápidamente, pero el hígado no es una fuente infinita de la enzima necesaria. Si se bebe demasiado y muy rápido, el hígado deberá hacer más enzimas para romper la toxina, lo que significa que el químico permanece haciendo daño durante ese tiempo.

Estos efectos se ven agravados por algo llamado rebote de glutamina. Como un depresivo, el alcohol amortigua la producción del cuerpo de un estimulante natural llamado glutamina. Cuando se deja de beber, el cuerpo intenta arreglar esto produciendo muchísima cantidad de este estimulante. Como la mayoría de las personas toma verdaderamente tarde en la noche, eso significa que el cerebro está lleno de estimulantes cuando está a punto de dormirse. Eso puede hacer que la debilidad de una resaca se sienta aún peor.

Aún peor, el alcohol irrita las células del estómago, que se supone que están hechas para protegerlo. Pero significa que el cuerpo querrá vomitar y podría continuar causando náuseas y fatiga intestinal durante la mañana.

Tal vez haya otros factores. Las resacas todavía son un misterio para la ciencia.

2. No sea una mujer y no sea viejo

¿Sabía que las mujeres tienden a tener peores resacas que los hombres? Algunos estudios han sugerido que esto es real, aunque seguramente tenga que ver más con el tamaño corporal promedio que con el género.

También es más probable que las resacas empeoren con la edad, porque la mayoría de los procesos del cuerpo tienden a volverse menos eficientes con el tiempo. Es natural que la habilidad del hígado de cortar las toxinas de raíz (y la habilidad del cuerpo para recuperarse de los síntomas resultantes) vaya cuesta abajo. Pero algunos estudios sugieren que los bebedores jóvenes se las arreglan para tener resacas más severas, probablemente porque no saben cómo moderar la bebida.

3. Elija las bebidas con cuidado

Bien, ahora pasamos a las recomendaciones serias. Algunos estudios sugieren que los licores oscuros son más propensos a causar resacas que los claros. Eso es porque tienen más subproductos químicos de fermentación conocidos como congéneres.

Por otro lado, la carbonatación (el proceso por el cual se le agrega la gasificación a las bebidas) puede hacer que el cuerpo absorba alcohol más rápidamente. Esa es la razón por la cual el champagne podría causar un dolor de cabeza horrible en la mañana y es una buena razón para no empezar con una cerveza antes de ir a los tragos.

Evitar bebidas azucaradas es una obviedad también, ya que un bajón de azúcar solamente empeoraría la situación. Algunos estudios sugieren que las bebidas dietéticas también podrían ser problemáticas si se mezclan, así que si no puede disfrutar de una bebida por sí misma, probablemente no debería estar bebiendo.

4. Comer algo antes de beber

Algunas conciencias pueden pensar en guardar la dosis de calorías para los tragos, pero ese es un gran error. Comer una buena comida antes de beber podría enlentecer el proceso de absorción del alcohol, lo cual son buenas noticias para su ocupado hígado. También podría proteger al estómago de las irritaciones. Las comidas pesadas y las proteínas son elecciones inteligentes. Y además, tener un estómago lleno es una buena excusa para moderar la bebida: nadie quiere vomitar.

5. Beber MUCHA agua

Trate de beber un vaso de agua por cada trago que consuma. Para empezar, es una buena forma de moderarse. Pero también evitará una inminente deshidratación, que es otra de las grandes causas de las resacas: el alcohol no permite que el cuerpo produzca una hormona llamada vasopresina, que regula la cantidad de agua que los riñones pueden almacenar. Esta es la razón por la que una persona borracha va más al baño que una persona sobria y si no se reemplaza esa agua podrá arrepentirse en la mañana.

6. Deje de beber un par de horas antes de ir a dormir

¿Recuerda cómo el alcohol puede meterse con su sueño? Bueno, una manera segura de tener una buena noche luego de haber bebido es darse al menos una hora para desembriagarse. Si su cabeza toca la almohada una vez que el cuerpo comienza a recuperarse, se podría evitar el rebote de esa problemática glutamina y tener una buena noche de sueño. No evitará la resaca, pero se sentirá un poco más humano que lo que se habría sentido de otra manera.


7. Ya es de mañana y tengo resaca, ¿qué hago?

Como dijimos antes, no hay una cura mágica. Si se quiere, se puede invertir algo de dinero en algunas de esas curas intravenosas de alguna de esas compañías que venden curas para las resacas. Pero los resultados lo desilusionarían.

Una vez con resaca, no hay vuelta atrás. Se puede tratar el dolor como se trataría con un dolor de cabeza normal y se puede tratar la deshidratación bebiendo más agua. No se emborrache más para sentirse mejor, eso no funciona. Su pobre cuerpo quiere un tiempo de descanso.

La Sociedad Química Americana recomienda comer huevos, ya que contienen l-cisteína,que ayuda a romper los restos de acetaldehído que podrían haber quedado. Las bananas podrían ayudar a recuperar el potasio perdido en el estupor de deshidratación, y las frutas frescas podrían darle el golpe de azúcar vitaminas sin dañar su estómago. Tomar bebidas deportivas para aumentar sus electrolitos no es una mal idea, y el jugo de pepinillos sería una alternativa más económica de esto.

Cuando ya se dijo e hizo todo, no hay mucho más que se pueda hacer para desaparecer una resaca. Pero tomar decisiones inteligentes la noche anterior siempre, siempre ayuda.
Fuente: Rachel Feltman / The Washington Post