La historia del cosmonauta que tiene el récord de permanencia en el espacio

No es Scott Kelly sino Valeri Poliakov, quien pasó 438 días en la estación espacial Mir entre 1994 y 1995

"Volver a la gravedad es más duro que salir de ella", declaró Scott Kelly en su primera comparecencia ante la prensa en el Johnson Space Center de la NASA, tras regresar después de 340 días en el espacio exterior. El objetivo de la expedición era comprobar los efectos que producen en el cuerpo humano los vuelos de larga duración, con la vista puesta en viajar en un futuro a Marte. Kelly indicó que siente dolores musculares, en las articulaciones y en la columna vertebral. Incluso se llegó a estirar cinco centímetros por la falta de gravedad, pero ya recuperó su forma original.

No obstante, llamar pionero a Kelly y a su colega ruso, Mikhail Kornienko, sería desconocer a un antecesor que experimentó condiciones más estrechas y menos cómodas a bordo de la estación espacial Mir durante la década de 1990: Valeri Vladímirovich Poliakov. Este cosmonauta ruso ostenta el récord de permanencia en el espacio: 438 días en un único viaje.

El voluntario

Al regresar de la Estación Espacial Internacional, Kelly y Kornienko fueron recibidos por el excosmonauta Talgat Musabayev, actual jefe de la agencia espacial de Kazajistán. Este les dijo: "Felicidades por su récord. Pero, por supuesto, esto ya se hizo hace 21 años".

Kelly, el astronauta más mediático de los últimos tiempos, solo ocupa el 17º lugar en la lista de los astronautas y cosmonautas con más tiempo acumulado en el espacio. Poliakov vivió en la estación espacial Mir entre enero de 1994 y marzo de 1995, un habitáculo más pequeño, menos mantenido y con menos comodidades que la EEI (aunque allí se podía beber alcohol y hasta hubo informes de consumo de tabaco). Durante ese tiempo, que orbitó la Tierra 7.075 veces y viajó más de 300 millones de kilómetros.

Mir-from-Discovery-1995.jpg
La estación espacial Mir en 1995<br>
La estación espacial Mir en 1995

El sitio Ars Technica interrogó a Kelly sobre si podría haberse quedado otros 100 días como lo hizo el ruso: "La experiencia es diferente. Tenemos una mejor conectividad con la Tierra y es más cómoda. Realmente respeto lo que (Poliakov) hizo antes. Pero sí, podría seguir otros 100 días. Podría seguir un año más".

Valeri Poliakov, nacido en 1942 y médico de profesión, se ofreció como voluntario porque quería estudiar de primera mano los efectos de un vuelo de larga duración. Durante su estadía, se evaluó 29 veces con una variedad de tareas mentales, desde el razonamiento gramatical hasta el análisis de su estado de ánimo. Después de comparar su estado mental con lo que había registrado antes del vuelo, los médicos determinaron que no sufrió ningún deterioro cognitivo durante la misión. Los científicos señalaron en un estudio posteriormente publicado: "Poliakov presentó una impresionante estabilidad de su estado de ánimo así como de su rendimiento (mental y físico". Esto significa que, una vez que pasó por un período de ajuste durante las primeras semanas, el cosmonauta pudo transformar su rutina, su carga de trabajo y la ausencia de gravedad en una nueva normalidad.

"Mi objetivo era demostrar la capacidad de trabajar en Marte y regresar en buen estado de salud", dijo Poliakov a National Geographic en 2001. Esta había su segunda misión; en total pasó 678 días en el espacio en su vida.

Después de aterrizar, Poliakov rechazó ser llevado en silla de ruedas. Bajó de la nave que lo trajo de vuelta a la Tierra y salió caminando. Nada mal después de 438 días sin pisar suelo firme. Lo primero que hizo fue darle una pitada a un cigarrillo de un amigo y tomar una copa de brandy a modo de celebración. ¿Y qué fue lo primero que dijo? "Podemos viajar a Marte".



Otros récords

El más viejo en el espacio

John Glenn voló en el trasbordador espacial a los 77 años, en octubre de 1998. Este fue su segundo vuelo espacial; ya se había convertido en el primer estadounidense en orbitar la Tierra en febrero de 1962.

El más joven en el espacio

El cosmonauta Gherman Titov recién había cumplido 26 años cuando despegó con la Vostok 2 en agosto de 1961. Fue la segunda persona en orbitar la Tierra; dio 17 vueltas durante un vuelo de 25 horas. Además, fue el primer ser humano en dormir en el espacio.

La misión más corta

El 5 de mayo de 1961, Alan Shepard se convirtió en el primer estadounidense en el espacio, pero también en el que tuvo la experiencia más corta: su vuelo suborbital duró 15 minutos.

Más tiempo en la luna

Harrison Schmidt y Eugene Cernan, astronautas del Apollo 17, pasaron 75 horas en la luna. En ese tiempo realizaron tres caminatas lunares que totalizaron 22 horas de expedición.

Más caminatas espaciales

El ruso Anatoly Solovyev realize 16 caminatas espaciales que otros astronautas y cosmonautas. Participó de cinco misiones entre 1980 y 1990 por las que pasó ma´s de 82 horas fuera de la nave.



Populares de la sección