La gran familia de los ojos azules

Un europeo de hace 10.000 años es antepasado común de los humanos de ojos claros
Las personas de ojos azules de todo el mundo están relacionadas entre sí, ya que todos descienden del mismo antepasado común: un europeo que vivió hace miles de años, según postula un estudio científico realizado por investigadores de la universidad danesa de Copenhague.

El estudio plantea que este antepasado común vivió hace unos 10.000 años en la región del Mar Negro, en Europa del Este, y que fue el primero en tener, por causas desconocidas, una pequeña mutación genética que hoy en día es compartida por el 99,5% de las personas de ojos azules que se presentaron como voluntarias para la investigación, publicada en el Human Genetics Journal.

En el proceso participaron 162 personas de distintas procedencias, desde Escandinavia hasta Turquía y de distintos rasgos, pero que comparten el hecho de poseer ojos claros.

Según uno de los autores del estudio, el profesor Hans Eiberg, esta mutación apareció en una zona de Europa donde se produjo una expansión poblacional y de la agricultura, en una etapa del período Neolítico que se desarrolló de 10.000 a 6.000 años atrás, y que se originó en Medio Oriente.

Originalmente todos los humanos tenían ojos marrones, lo que está determinado por la producción de melanina, el pigmento que también determina el tono de piel de un individuo.

Los distintos tonos de color de ojos son producto de las diferentes cantidades de esta sustancia que cada humano genera, variación causada por las alteraciones en el gen OCA2. Esta variación fue el punto de partida que los científicos daneses tomaron para analizar la procedencia de los ojos azules.

Así, determinaron que en un punto más reciente de la historia, se produjo otra mutación, en este caso en el gen HERC2 (cercano al anteriormente mencionado), que fue la que produjo la aparición de los ojos azules en ese misterioso individuo europeo.

Este segundo cambio genético generó que el OCA2 se "apague", impidiendo la producción de melanina, lo que genera la coloración azul.

"De esto se puede concluir que todos los individuos de ojos azules descienden del mismo ancestro. Todos han heredado el mismo interruptor de melanina en el mismo lugar exacto de su ADN", dijo Eiberg al periódico ingles The Independent.

El científico destacó al mismo medio que el hecho de compartir esta variación en el mismo punto de su código genético (en el OCA2), es un claro indicador de que hay un antepasado común.

Los ojos azules son más comunes en determinadas regiones del mundo, como en Europa, lo que para los científicos sigue siendo un misterio. Entre las teorías que se manejan hay una que relaciona la coloración ocular con la vitamina D, cuya principal fuente es la luz solar. Los cielos nublados, el reflejo de la luz del Sol en la nieve, y los días más largos durante el verano, así como las largas noches en invierno son una desventaja para las personas de ojos y piel más oscura, aunque esto implicaría una relación entre el tono de piel y el color de ojos.

Otra teoría maneja una simple cuestión genética, que establece que una comunidad de individuos de ojos azules se estableció en un punto del norte europeo, y creció a través de una fuerte descendencia, que no tuvo influencias externas que permitieran un cambio en la coloración.

La tercera posiblidad indica que los ojos claros eran más atractivos sexualmente, lo que favoreció su desarrollo por una cuestión evolutiva.