La Fuerza es intensa en la galaxia de Lego

Lego Star Wars: The Force Awakens trae las novedades necesarias de jugabilidad para una serie que ya se había hecho repetitiva
La receta es infalible: combinar en un videojuego una de las marcas de juguetes más populares del mundo, como Lego, con una de las franquicias más famosas del cine y de la cultura popular, como Star Wars.

El resultado ya se probó con tres títulos, insertos dentro de la amplia galería de adaptaciones de este estilo, con franquicias como Harry Potter, Piratas del Caribe, Indiana Jones y los superhéroes de las editoriales Marvel y DC Comics. Pero Lego Star Wars: The Force Awakens tiene otro mérito: logra romper con el ya anquilosado esquema de los videojuegos de Lego y aporta mecánicas novedosas a la experiencia del jugador.

Hasta ahora estos videojuegos seguían una fórmula estándar que este nuevo título mantiene en varios aspectos: se adapta la película en cuestión (en este caso, la séptima parte de la saga Star Wars, estrenada en diciembre de 2015) como una aventura de plataformas en la que los jugadores controlan equipos de personajes que resuelven puzzles simples –el juego está destinado a un público familiar– con las distintas habilidades de cada uno.

En Star Wars: The Force Awakens, los caballeros Jedi pueden usar la Fuerza para mover objetos y cortar metal con sus sables láser, los robots activan máquinas y puertas; mientras que Rey, la protagonista de esta nueva etapa de la saga, puede trepar y escalar por lugares inaccesibles para otros.

Trailer de Lego Star Wars: the Force Awakens


Además, el jugador recolecta studs, piezas de Lego que sirven como moneda para obtener nuevos personajes y beneficios. A lo largo de los diferentes niveles se destruye objetos para construir con los bloques resultantes nuevos elementos que ayuden a avanzar. Y es aquí donde aparece la primera novedad: el jugador puede construir diferentes objetos con los mismos bloques, para resolver un problema de varias formas diferentes.

Sin embargo, la principal novedad en cuando a las mecánicas de juego está determinada por la inclusión de segmentos de disparos, presentes en la mayoría de los niveles, que parecen tomados de versiones infantiles de juegos como Gears of War, o incluso remitiendo a clásicos de las maquinitas como el Time Crisis. Con un botón, el héroe galáctico sale de su cobertura, y con otro dispara a los enemigos, moviéndose de una pared a la otra.

Y aunque ya habían figurado en los tres anteriores juegos de Lego Star Wars, las secciones de batallas con naves espaciales están muy bien logradas. Estos son los momentos más divertidos del juego. Además, están acompañadas por algunos de los escenarios más hermosos de la galaxia de bloques.

Historia compartida

La marca de bloques de plástico danesa y la franquicia creada por George Lucas tienen un rico pasado en común. De hecho, el primero de los videojuegos que combinan Legos con series cinematográficas populares fue Lego Star Wars, lanzado en 2005.

Este nuevo título muestra también la evolución que estos juegos han tenido desde entonces. En The Force Awakens los personajes hablan y, de hecho, cuentan con las voces de sus actores de carne y hueso (entre los que destaca Harrison Ford), algo que no sucedía en el juego de 2005, en el que los muñecos se expresaban a través de gruñidos y expresiones faciales.

Star Wars: The Force Awakens es bastante más serio y oscuro que sus antecesores lejanos. Si bien mantiene el humor absurdo de sus predecesores, lo muestra en menor cantidad. Sin embargo, esto se convierte en un padecimiento menor. A lo bueno se suma la lógica mejora gráfica.

Trailer de Lego Star Wars: The Force Awakens


Una de las pocas críticas que se le pueden hacer a este nuevo lanzamiento es que se estiró demasiado la trama de la película que toma como referencia. Mientras que en los anteriores juegos de Star Wars se adaptaban tres películas por cada uno, destinando seis niveles a cada parte, aquí se adapta una sola película en 11 niveles (más un prólogo que revive la batalla final del Episodio VI) y se nota. Fragmentos del filme como la obtención por parte de Rey del sable láser de Luke Skywalker o el hecho de que haya un nivel dedicado a la obtención de "galletas para Wookie", sin que avance la trama adaptada, remarcan ese hecho.

De todas formas, es difícil culpar a la empresa Traveller's Tales de lo realizado, considerando que seguramente hubo un apuro por parte de Disney para capitalizar con este videojuego el éxito de la película, actualmente la tercera más taquillera de la historia, con US$ 2.068 millones recaudados en todo el mundo.

Lego Star Wars: the Force awakens da el necesario aire fresco a esta línea de juegos, que aunque nunca dejan de ser divertidos, generan una sensación de repetición. La Fuerza es intensa en este videojuego, que combina la épica de Star Wars con la diversión de Lego. Y nos regala una versión aun más adorable, si es que eso es posible, del robot BB-8.

Acerca del autor