La familia cuadrúpeda de Turquía

Estudios recientes demostraron que un grupo de personas que caminan en cuatro patas, que se hicieron conocidas gracias a un documental de la BBC no son producto de una “involución” como se solía creer


Hombres y mujeres caminando en cuatro patas. Una posible postal del proceso evolutivo de los homínidos hace millones de años. Pero es una realidad para una familia turca cuyos miembros caminan como cuadrúpedos.

Sí. Apoyándose sobre los pies y las manos, estos cinco hermanos encorvados recorren calles de su remota aldea turca en la provincia de Iskenderun, cerca de la frontera con Siria.

Hace ocho años, la BBC de Londres los lanzaba a la fama en el mundo entero con un documental. A partir del hallazgo, varios científicos se avocaron al estudio del caso. El científico Uner Tan, de la Universidad de Cukurova en Turquía, concluyó que estas personas eran parte de un “eslabón perdido” en la historia de la humanidad. La supuesta “enfermedad” se llamó Síndrome de Uner Tan.

Pero la postura del científico fue cuestionada y tuvo sus detractores. Según publicó ABC, las investigaciones prosiguieron hasta postular que estas personas, que poseen un lenguaje reducido y síntomas de retardo mental, padecían una mutación genética y que el caminar en cuatro patas era una respuesta al deterioro de su capacidad de caminar.

Un nuevo estudio realizado en EEUU por la antropóloga Liza Shapiro de la Universidad de Texas (EEUU), revela que estas personas no caminan como sus “hermanos” simios. El equipo de Shapiro estudió 518 casos de personas que padecían el “síndrome de Uner Tan”.

Compararon los pasos con el caminar en cuatro patas de adultos sanos. El resultado fue el mismo. El estudio concluyó que "el cuadrupedalismo en adultos sanos o con una discapacidad física puede ser explicado usando principios biomecánicos en lugar de suposiciones evolutivas". En síntesis, la investigación asegura que estas personas no involucionaron.

Comentarios