La estación espacial china en Argentina comenzará a operar en marzo de 2017

Permitirá controlar las misiones a Marte y la Luna del país asiático
La estación espacial que China está instalando en la provincia argentina de Neuquén (suroeste) comenzará a operar en marzo de 2017 y permitirá controlar los diferentes viajes al espacio exterior que el Gobierno del país asiático prevé impulsar en los próximos años, informaron a Efe fuentes oficiales.

Según explicó el Secretario de la Función Pública de Neuquén, Rodolfo Laffite, la infraestructura se sitúa a 355 kilómetros al noroeste de la ciudad de Neuquén y será dirigida por la Agencia Espacial China (CLTC) en colaboración con la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae).

Laffite indicó que el desarrollo de la obra civil está "muy avanzado" y que únicamente resta desplegar el entramado electrónico de la base, así como el montaje de la antena principal de la estación, una parábola de 35 metros de diámetro y unas 100 toneladas, que concluirá cerca de junio de este año.

"La construcción tiene que estar terminada para principios de 2017", cuando, explicó el funcionario, la CLTC tiene programada una excursión a la Luna, con el fin de recabar muestras para futuras investigaciones, una operación que será controlada desde la estación de Neuquén.

Además, de cara al futuro prevén expediciones a diferentes cuerpos celestes como el planeta Marte, que también serán coordinadas por científicos chinos y argentinos desde la nueva base espacial.

Pese a que la inversión inicial del proyecto fue de 50 millones de dólares -financiada íntegramente por el Gobierno chino- el encarecimiento de la infraestructura eléctrica obligó a aumentar el presupuesto final, que oscilará entre los 60 y los 70 millones, indicó el dirigente neuquino.

Precisó que la obra, además de beneficiar al conjunto del país en materia científica, supuso y supondrá para la provincia una gran fuente de ingresos, ya que ayudó a crear numerosos puestos de trabajo relacionados con la construcción y el mantenimiento de instalaciones.

Asimismo, muchos de los materiales necesarios para la obra se compraron directamente a empresas de la zona, lo que incentivó la actividad económica y el pequeño y mediano comercio en Neuquén.

La Conae podrá destinar un importante contingente de científicos para investigaciones en la base espacial.

Servirá por otro lado, añadió Laffite, para motivar el "turismo científico" que atraen este tipo de instalaciones, por lo que la propia estación ya tiene prevista la instalación de un centro de interpretación que dé cabida a la curiosidad de este género de viajeros.

La construcción de esta estación generó polémica el año pasado después de que un programa televisivo advirtiera de que el proyecto puede tener fines militares, extremo que fue negado por el Gobierno de la entonces presidenta Cristina Fernández (2007-2015), quien aseguró que la estación tiene solo fines científicos y civiles.

En la misma línea, Laffite, tras una visita el pasado martes a las instalaciones en construcción, descartó el eventual uso militar de la estación ya que, argumentó, la antena solo comunica a "muy larga distancia".

En la última década, Argentina y China han sellado numerosos acuerdos de inversión, especialmente en los sector de infraestructuras y energético, impulsados durante el Gobierno de Fernández, algunos de los cuales el presidente actual, Mauricio Macri, ha señalado que deben ser evaluados de nuevo.
Fuente: EFE