La contradicción de la privacidad en Facebook

La hipocresía del debate sobre la información personal y la red
Era el momento en que la sociedad parecía obligada a compartirlo todo, y el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, dijo que la privacidad ya no era una “norma social". Sin embargo, medidas recientes de Facebook señalan que Zuckerberg puede estar cambiando de opinión acerca de lo que esto significa en la era moderna, o por lo menos sobre cómo Facebook puede anunciar sus normas de privacidad sin alarmar a sus usuarios.

La red social siempre ha tenido una relación difícil con la privacidad. Después de todo, su objetivo es compartir información, y cuantos más usuarios compartan datos, mejor para su negocio. El problema, sin embargo, es que la empresa no siempre ha parecido entender lo que los usuarios quieren y lo que no quieren compartir, tanto con determinados grupos como con el resto del mundo.

Ese tema ha dado lugar a varias discusiones en los últimos años. Más recientemente, la compañía hizo enojar a los usuarios luego de que investigadores publicaran un artículo sobre un estudio que manipulaba el estado de ánimo de todos quienes usan la red, y el ambiente sigue estando caldeado.

A partir de junio, Facebook comenzó a recopilar información de toda la web, y no únicamente de su red, para determinar qué tipo de anuncios deben ver los usuarios. Casi todas las empresas que dependen de la publicidad en línea lo hacen, pero varias voces se han alzado argumentando que esto aumenta considerablemente la cantidad de datos que Facebook tiene, y que los usuarios no fueron notificados debidamente sobre el cambio.

El martes pasado, defensores de la privacidad de Estados Unidos y Europa escribieron una carta a los órganos que supervisan las operaciones de Facebook en Europa. En ella sostuvieron que los últimos cambios en las políticas de publicidad de Facebook deben ser examinados para asegurar de que cumplan con la legislación estadounidense y europea.

Recobrar la confianza


Facebook no dio una respuesta inmediata, pero últimamente ha estado tratando de ganar la confianza de los usuarios al renovar lo que les deja ver acerca de sus opciones de privacidad.

En junio, por ejemplo, la empresa rediseñó los ajustes de los anuncios que aparecen en el inicio de noticias, y pasó a explicar por qué los usuarios están viendo determinados anuncios, que suelen basarse en sus preferencias.

Por otra parte, en abril, Facebook permitió que los usuarios inicien sesión en aplicaciones externas, como Spotify o Flipboard, sin tener que compartir información personal de sus perfiles de red.

En un reciente reporte de ganancias de la empresa, Brian Pitz, analista de la firma de inversiones Jefferies, le pidió a Zuckerberg que explicara lo que para él había sido un “cambio estratégico” de la red social en su manejo de la privacidad.

La respuesta de Zuckerberg reveló que su visión sobre la vida privada no está centrada en lo que los usuarios comparten con las compañías, sino con lo que comparten entre ellos. Cuando Facebook apareció en la escena, sostuvo Zuckerberg, la gente tenía dos opciones sin término medio: publicar sus pensamientos a través de una entrada de blog, para todo el mundo, o de un correo electrónico privado. Facebook fue diseñado para instalarse en la mitad, explicó.

Como sea que Facebook configure su visión sobre la privacidad, hay un hecho fundamental: la empresa está acumulando cientos de millones de dólares vendiendo anuncios en función de los datos que está generando a costa de los usuarios. A pesar de lo incómodo que esto pueda ser para todos ellos, tampoco es que hayan dejado de compartir información a través de esta red social a modo de protesta.

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios