La carta menos dulce para Candy Crush Saga

Un desarrollador independiente había creado dos años antes una aplicación con caramelos muy similar a la de King. Tras una batalla legal silenciosa, abandonó su juego y publicó un devastador mensaje
Existe un juego donde el usuario tiene que alinear tres o más caramelos del mismo color e ir sumando puntos. Algo así como el Bejeweled de los dulces. Cuando el usuario realiza combos, aparece un cartel que dice: "Sweet!". No se trata de la popular aplicación Candy Crush Saga, de King, sino de CandySwipe, de Runsome Apps.

En noviembre de 2010, el desarrollador independiente Albert Ransom lanzó la aplicación CandySwipe en Google Play, hoy también disponible en la App Store y Facebook. Dos años después, la empresa King publicó su juego. Las diferencias estéticas y de jugabilidad entre ambas aplicaciones pueden ser sutiles, pero el éxito es muy diferente. Hasta fines de 2013, Candy Crush Saga había sido instalado 500 millones de veces, mientras que CandySwipe no ha superado las 10 mil. Incluso muchas de las descargas se deben a usuarios confundidos que en verdad querían bajar la creación de King, como el propio Ransom reconoce.

A pesar de tener más tiempo en el mercado, CandySwipe es muchas veces acusado de plagio por los usuarios, enojados por las confusiones generadas. Él no cree que King le haya copiado la idea, aunque sí se preocupaba por la misma confusión. Lo mismo le sucede a la empresa que está por salir a cotizar en Bolsa en una oferta pública inicial estimada en US$ 5 mil millones. Pero el poderío legal también es muy distinto.

"Ustedes ganan"


Después de un año de batalla legal silenciosa, Ransom acaba de anunciar que abandonará su aplicación, no sin antes publicar una devastadora carta pública. Allí contó que  creó el juego en memoria de su su madre, quien murió a los 62 años de leucemia: "Lancé CandySwipe en 2010, cinco meses después de que ella falleciera y lo hice porque a ella siempre le gustaron este tipo de juegos". También lo desarrolló para brindar apoyo económico a su esposa y dos hijos pequeños, dijo.

Desde enero, la empresa King es dueña de la palabra "candy", convertida en marca registrada para proteger a la saga de persistentes violaciones a sus derechos de propiedad intelectual. A su vez, adquirió recientemente el juego Candy Crusher. Gracias a estos dos hechos, la semana pasada King pudo solicitar que se cancele la marca registrada de Ransom.

"He estado callado para no sacar ventaja de la situación, con la esperanza de que ambas partes pudieran ponerse de acuerdo para llegar a una solución pacífica. Sin embargo, me enferman sus movimientos para comprar una marca con el único propósito de infringir con la marca registrada CandySwipe y con mi buena voluntad", escribió el emprendedor.

Y agregó: "Bien por ustedes, ustedes ganan. Espero que estén contentos quitándole la comida de la boca a mi familia, cuando CandySwipe claramente existía desde mucho antes que Candy Crush Saga".

Comentarios