La búsqueda de un avión evidencia la contaminación del mar

Los esfuerzos por hallar la aeronave de Malaysian Airlines desaparecida hace cerca de un mes muestran cuán extendida se encuentra la basura en los océanos
"Las familias (de quienes estaban a bordo) deben de sentirse terrible cuando les dicen que sus parientes y amigos fallecidos están en un camino de basura", dijo al sitio Mashable el capitán Charles Moore, quien estudia el camino de deshechos del océano Pacífico. Es que aunque la búsqueda del avión de Malaysian Airlines, que desapareció el 8 de marzo con más de 200 personas a bordo, no ha arrojado resultados sobre dónde dio a parar la aeronave, sí ha abierto los ojos hacia una realidad más evidente: la enorme cantidad de basura que navega en el océano.

Según diferentes estudios, cerca del 90% de los deshechos que ensucian los mares de todo el mundo está conformados por plástico, pero también hay restos de material de pesca y alrededor de 10.000 containers de barcos perdidos, informa Mashable. La basura se mueve por el agua casi a paso de hombre y en el camino puede dañar la naturaleza, las embarcaciones y, en el caso del Malaysian Airlines, frustrar la búsqueda de un avión que se estrelló en el mar.

Además, la contaminación potencia las amenazas que de por sí ya enfrentan los mares, como el calentamiento global y la acidificación del agua.

Una cadena que no tira


En concreto, la zona en donde se está realizando la búsqueda del avión de Malaysian se encuentra en uno de los cinco "giros" donde las corrientes oceánicas y la circulación atmosférica atrae a la basura flotante como un imán, explica el sitio estadounidense. Según dijo al respecto Markus Eriksen, cofundador del grupo ambientalista 5 Gyres, los giros tienen corrientes relativamente lentas porque se ubican en áreas donde los sistemas de presión tienden a dominar el clima, lo que hace que se generen vientos ligeros y mares dóciles.

Esto es lo que evita que los deshechos escapen del área incluso durante meses, por lo que Eirksen ha llamado a los giros "un inodoro con una cisterna que no tira". Además, los giros de todo el mundo están interconectados, y la basura viaja de uno a otro con el correr del tiempo.

Según el fundador de 5 Gyres, al contrario a lo que se suele pensar, las bolsas de plástico por lo general no llegan al medio de un giro, ya que antes se desintegran en pequeñas partes que los peces luego consumen.

Tanto Eriksen como Moore, quien también fundó una organización para crear conciencia sobre el problema de la contaminación marítima, el Algalita Marine Research Institute, las posibles soluciones no están en el mar, sino en tierra firme. La primera de ellas es que las empresas manufactureras se responsabilicen por el destino final de sus productos. Según Eriksen, "si vas a hacer productos de plástico, tenés que tener un plan para toda su vida".

Acerca del autor

Comentarios