La Atlántida estuvo en el centro del mar Egeo

El legendario continente quedó sumergido en el Mediterráneo a causa de un gran tsunami en el año 5500 A.C, según la teoría del ingeniero español Paulino Zamarro, quien acaba de publicar un libro al respecto
La Atlántida no es solo una leyenda, sino una gran isla que estuvo emplazada en el centro del mar Egeo y quedó sumergida en el Mediterráneo luego de que un gran tusunami pasara sobre ella, según el ingeniero español Paulino Zamarro, autor de un libro sobre el tema.

En su obra Del Estrecho de Gibraltar a la Atlántida. La clave está en los estrechos, presentada esta semana en República Dominicana, Zamarro sostiene que la desaparición de la Atlántida data del año 5500 antes de Cristo.

Según su hipótesis, dicho tsunami hizo que las aguas del Atlántico rompieran el istmo que en esa época se hallaba en lo que hoy es el estrecho de Gibraltar, que separa a España y África, y se vertieran en el mar Mediterráneo, que por aquel entonces estaba por debajo de su nivel actual.
Se ha podido constatar sin ninguna duda que existió un istmo en lo que hoy es el estrecho de Gibraltar y que dicho istmo se rompió hacia el 5.500 antes de Cristo dando un soporte físico creíble a que la Atlántida desapareciera en dicha fecha", afirmó el ingeniero Zamarro

Cuando "se rompió el istmo de Gibraltar y se inundó el Mediterráneo, la Atlántida se sumergió rápidamente bajo las aguas", dijo en declaraciones a Efe Zamarro, ingeniero técnico en química industrial por la Universidad Complutense de Madrid y experto en temas medioambientales.

Zamarro considera que el cambio de salinidad experimentado en esa fecha por las aguas del mar Negro, verificado por medio de pruebas de carbono 14, obedeció también a esa causa.

"Se ha podido constatar sin ninguna duda que existió un istmo en lo que hoy es el estrecho de Gibraltar y que dicho istmo se rompió hacia el 5.500 antes de Cristo dando un soporte físico creíble a que la Atlántida desapareciera en dicha fecha", afirmó.

Por qué no antes


Sobre los motivos por los que esta hipótesis no había sido planteada hasta ahora, el ingeniero dijo que las pruebas "estaban ahí, siempre lo han estado, pero no se pusieron de manifiesto hasta los últimos años del siglo XX. La tecnología no lo permitió hasta entonces y ese fue el principal motivo por el que nadie supo, ni pudo antes descubrir la Atlántida".

El autor del libro defendió el carácter novedoso de su teoría, ya que "nadie había apuntado hasta ahora a este emplazamiento concreto", si bien otros estudiosos habían situado la mítica isla en puntos de la actual Grecia, como Creta o Santorini, o en el Atlántico.

"La ventaja que tiene mi teoría, aparte de suministrar una sólida base científica, es que aporta un mapa a partir del cual se puede tratar de investigar en un lugar concreto y sin irse por las ramas", apuntó.
Estaban ahí, siempre lo han estado, pero no se pusieron de manifiesto hasta los últimos años del siglo XX, explicó el autor

Y en ese lugar, según él, se podrían encontrar restos de construcciones o herramientas "hasta una profundidad de unos cien metros", pero "hay que ser humilde y no imaginar construcciones grandiosas. La Atlántida seguramente no fue más que una civilización neolítica avanzada para su tiempo", argumentó.

El ingeniero español aseguró que su hipótesis tiene una sólida base científica, que se ha informado de todo aquello relacionado con el tema, "consultado todo tipo de fuentes" y expertos. "Luego, he sacado mis propias conclusiones", agregó.

Saber interpretar


"A veces hay científicos, incluso muy buenos, capaces de hacer grandes descubrimientos, pero que luego no saben interpretarlos por ignorar las materias con las que están relacionados", comentó Zamarro.

Explicó que, por ejemplo, el cambio de salinidad del mar Negro, que él relaciona con la ruptura del istmo de Gibraltar y el consiguiente aumento del nivel del Mediterráneo, fue descubierto por los investigadores William Ryan y Walter Pitman, "pero ellos no han sabido interpretarlo".

También aludió a "gente que investiga o que dice investigar sobre la Atlántida" y que no trabaja con seriedad.
Mi hipótesis es coherente con lo razonablemente posible", aseguró Zamarro

"Los hay que arriman el ascua a su sardina y pretenden haber encontrado la Atlántida a las puertas de su casa, otros son esotéricos y por tanto no se les puede tomar en consideración, otros basan sus teorías en razonamientos que no se sostienen científicamente", subrayó.

Sobre sus planteamientos, Zamarro aseguró, en cambio, que lo más importante es que su hipótesis es "coherente con lo razonablemente posible".

"Yo tengo mis razones y las expongo; la comunidad científica es la que tiene que juzgar la bondad de cada teoría y dar su visto bueno", apostilló.

Acerca del autor

Comentarios