Julian Assange, el ladrón de los secretos

El fundador de WikiLeaks mostró su descontento con el documental que muestra la historia de la web que él fundó, película en la que no quiso participar


Si bien el fundador de WikiLeaks Julian Assange puede presumir ser un impulsor de la transparencia, cuando un cineasta ganador de un Oscar quiso sacar a la luz su ascenso a la fama tras publicar cables diplomáticos de Estados Unidos en su sitio en internet, el ex pirata informático no se mostró muy contento.

Alex Gibney se dispuso a descubrir la historia detrás de Assange, de 41 años, y el sitio web que fundó en el 2006 para filtrar información clasificada enviada por fuentes anónimas, pero recibió poca cooperación del australiano.

We Steal Secrets: The Story of WikiLeaks (Robamos secretos, la historia de WikiLeaks) explora cómo la web facilitó la publicación de miles de documentos clasificados del Gobierno de Estados Unidos, entre ellos cables diplomáticos y del ejército sobre las guerras de Irak y Afganistán.
Si lo encuentras en momentos desprevenidos, puede ser un ser humano terriblemente encantador, autocrítico y realmente cautivador", dijo Gibney sobre Assange

Para recrear la historia de WikiLeaks, Gibney quiso entrevistar a Assange, pero este fue difícil de persuadir y decidió realizar el filme sin él.

El director habló varias veces con Assange fuera de cámara y dijo que se formó una imagen de un personaje complejo.

"Si lo encuentras en momentos desprevenidos, puede ser un ser humano terriblemente encantador, autocrítico y realmente cautivador", dijo Gibney.

Pero cuando Assange sintió que la conversación se convertía en una entrevista oficial, Gibney dijo que se mostró reacio a "darme el tipo de reflexiones honestas que habrían sido tan importantes" (para el documental).

Con o sin él


Cuando Gibney decidió filmar el documental sin la participación de Assange, dijo que el fundador de WikiLeaks no se lo tomó bien.

"El se compara a sí mismo como un titiritero, que tira de los hilos de los medios. Creo que se tomó como una ofensa la idea de que yo era independiente", dijo Gibney, añadiendo que Assange había pedido en un momento dado ser pagado por su participación.

"Dijo que la tasa de mercado para una entrevista con él era de un millón de dólares. No quise preguntar qué mercado era ese", dijo Gibney con risa.

Gibney dijo que Assange le había pedido conocer lo que otros entrevistados decían sobre él en el documental, algo que encuentra "muy irónico". "Se supone que (WikiLeaks) es una organización transparente, y me estaba pidiendo que me relacionase con él como si fuéramos dos espías", dijo.

David y Goliat


Gibney, de 59 años, se convirtió en un prolífico documentalista durante la pasada década, logrando alabanzas generalizadas por oportunos filmes como Enron: the smartest guys in the room, del 2005, y Taxi to the dark side, un documental del 2007 que ganó un Oscar.

El director se acercó a WikiLeaks con la idea inicial de que era una historia como la de "David y Goliat, siendo David Julian Assange", pero en el transcurso del rodaje de dos años, Gibney vio que la historia de WikiLeaks era tan compleja como su fundador.

El momento del estreno del filme no podía ser más oportuno, ya que está previsto que el soldado estadounidense Bradley Manning, acusado de filtrar documentos clasificados a WikiLeaks, comparezca ante un tribunal el 3 de junio. Podría enfrentarse a cadena perpetua.

Sin haber podido entrevistar a Manning para el documental, Gibney acudió a fuentes como amigos o ex compañeros de Manning, y al pirata informático Adrian Lamo, quien dio al FBI el registro de los chats en los que Manning confesaba que había pasado información clasificada a WikiLeaks.
Creo que el orgullo es su perdición", dijo Gibney sobre el fundador de WikiLeaks

Gibney también acudió al director australiano Mark Davis para solicitar imágenes de Assange antes de que fuera famoso. Davis había seguido al fundador de WikiLeaks antes de la filtración sobre la guerra de Afganistán, que llevaron a Assange y su web a los titulares de todo el mundo.

Las imágenes de Davis mostraban a un Assange más cándido, y Gibney encontró también grabaciones domésticas de Islandia que mostraban al fundador de WikiLeaks menos protegido, incluso bailando.

En el rodaje, la propia historia de Assange se desarrolla con la de WikiLeaks, culminando en su entrada en la Embajada de Ecuador en Londres para evitar su extradición a Suecia, donde dos mujeres lo acusan de violación y abusos sexuales.

Gibney logró que Anna, una de las denunciantes y ex voluntaria de WikiLeaks, participe en su filme.

"(Assange) es experto en responsabilizar a otros (...) Pero nunca ha querido que nadie lo responsabilice a él. No puede soportar que nadie le diga que se equivoca, y por lo tanto rechaza su responsabilidad por esas acusaciones sexuales en Suecia", dijo Gibney.

"Creo que el orgullo es su perdición", dijo Gibney. Y agregó: "Se hizo imprudente. Comenzó a imaginar que la agenda de transparencia y Julian Assange eran lo mismo. Y ese es un lugar muy peligroso".

Acerca del autor

Comentarios