Jugar a las cartas con la biodiversidad

Para solucionar el problema de la desinformación de los niños en temas ecológicos, científicos crearon un juego basado en el exitoso modelo de los “Pokémon”


Cada vez más gente deja el campo para ir a vivir a la ciudad, y con ello experimenta un aislamiento cada vez mayor de la naturaleza. Los niños tienen una capacidad enorme de aprendizaje, pero la educación sobre biodiversidad parece tenerse cada vez menos en cuenta. No obstante, científicos, activistas del medioambiente, desarrolladores de juegos y artistas preocupados por el mundo natural están trabajando conjuntamente en un nuevo juego de cartas: Phylo.

El objetivo del juego es ayudar a los niños a aprender sobre diferentes plantas y animales con imágenes científicamente literales e información sobre sus atributos, como su hábitat o dieta. También trata amenazas a los ecosistemas, como escapes de petróleo y el cambio climático.

Phylo sigue un sistema de intercambio de cartas similar al famoso juego de Pokémon, con sus batallas estratégicas basadas en los atributos especiales de cada organismo. Con este juego, se espera devolver el amor por la naturaleza a la vida de los niños, quienes, según esperan los expertos, conservarán ese amor durante el resto de sus vidas.
En mi laboratorio notamos que los niños saben más sobre Pokémon que sobre animales reales”, explica David Ng, genetista y profesor de la Universidad de la Colombia Británica, que empezó con el proyecto de Phylo hace tres años

“En mi laboratorio notamos que los niños saben más sobre Pokémon que sobre animales reales”, explica David Ng, genetista y profesor de la Universidad de la Colombia Británica, que empezó con el proyecto de Phylo hace tres años. “Ahora hay un grupo de gente proveniente de los campos del derecho, la ciencia, el arte, la propiedad intelectual, la programación y el mundo de los juegos trabajando en ello. El juego tiene una mecánica base que se ha diseñado y simulado a gran escala entre adultos y niños.”

La idea vino de un estudio de Andrew Balmford, profesor de conservación en la Universidad de Cambridge. En él se demostraba que los creadores de Pokémon, un videojuego japonés del que surgieron películas, una serie de televisión y un juego de cartas intercambiables, estaban haciendo una mejor labor para mantener el interés de los niños en el mundo de los Pokémon que los científicos para llamar la atención de los jóvenes en el mundo natural real.

Según sus conclusiones, los niños de hasta ocho años ya tienen una increíble capacidad para identificar y categorizar más de 120 personajes diferentes de Pokémon, pero acaban la escuela primaria sin ser capaces de nombrar más del 50 por ciento de las especies de fauna salvaje más comunes.

Balmford se preguntó si el concepto de Pokémon se podría aplicar a la enseñanza infantil sobre biodiversidad y ecología, y Ng se propuso dar respuesta a la cuestión.

Un experimento educativo


A pesar de que todavía está en una fase experimental, la página web del juego ya cuenta con varios cientos de cartas dedicadas a todo tipo de seres, desde mamíferos hasta microbios, así como una baraja de cartas dedicada a la vida marina creada por el Festival del Mundo de la Ciencia y otra bajara producida por el Museo de Biodiversidad Beaty en Vancouver.

El Museo Americano de Historia Natural (AMHM, por sus siglas en inglés) también está desarrollando un juego de cartas que incluye pterosaurios (reptiles voladores que existieron entre 228 y 66 millones de años atrás desde el período triásico tardío hasta el final del período cretáceo) usando la plantilla Phylo disponible en la página web para todos aquellos que deseen desarrollar sus propias barajas de cartas.

Ng dice que la clave está en que cada museo de historia natural tenga su propia baraja y lance nuevas barajas de expansión cada vez que tengan exposiciones nuevas. Asimismo, espera que el juego beneficie a profesores que intenten enseñar a los niños sobre biodiversidad, pero admite que crear estos juegos conlleva retos. “Es un juego educativo, de modo que siempre habrá una tensión entre educación y diversión”, afirma Ng. Y agrega: “Uno de los mayores retos es ponerlo a prueba como herramienta educativa. Los juegos suelen ser efectivos en este sentido, pero no queda claro si son realmente el método más eficaz”.
Uno de los mayores retos es ponerlo a prueba como herramienta educativa. Los juegos suelen ser efectivos en este sentido, pero no queda claro si son realmente el método más eficaz”, afirma Ng

Aún así, Ng cuenta con muchas pruebas anecdóticas para asegurar que el juego Phylo podría ser un instrumento útil para ayudar a los niños a aprender más sobre las especies y establecer una conexión con su entorno. “Hay muchos niños a los que les encanta el juego y que lo consideran muy cool, pero queremos dar seguimiento a su valor educativo”, dice Ng.

Leo Helm, un niño de 12 años de Portland, Oregon, es jugador apasionado de Phylo desde hace un año. Leo, que generalmente compite con su hermano, cree que las cartas pueden ayudar a los niños a aprender más sobre las especies, sobre todo si se incorporaran a las clases escolares. “Yo estoy aprendiendo mucho. Antes de jugar con Phylo habría pensado que el pavo real calanid, un tipo de crustáceo microscópico, era una enfermedad que afectaba a los pavos reales”, dice Leo.

Uno de los mejores aspectos del juego para Leo es que tiene en cuenta desastres naturales y la participación humana. “Me encanta el hecho de que el juego propone diversas situaciones en la naturaleza, como la sobrepoblación, incendios forestales y escapes de petróleo, y las formas de solucionarlas”, añade Leo.

El interés en la biodiversidad debe empezar temprano


Con el cambio climático y los asentamientos humanos en hábitats naturales amenazando las especies, los activistas medioambientales y educadores esperan que, llamando la atención de los niños sobre la biodiversidad desde edades tempranas, puedan ser más conscientes del impacto del comportamiento humano en el planta una vez llegados a la edad adulta.

“La fundación de un interés en la naturaleza y en la biodiversidad se debe establecer durante la niñez”, dice Steven Seet, del Instituto con base en Berlín de Investigación de Zoológicos y Animales Salvajes (IZW, por sus siglas en inglés), involucrado en proyectos educativos para niños sobre biodiversidad y su conservación. “Los paseos por el bosque, las excursiones a lagos donde se puede encontrar alguna rana, todos estos recuerdos en la infancia hacen que los niños sean más sensibles con estos temas”, añade el experto.

Esto resulta evidente en los niños que se unen a grupos como Greenpeace o WWF, dice Seet. Estos niños generalmente siguen siendo miembros activos hasta la edad de 20-25, y después, hacia los 40, una vez que ya se han estabilizado con sus respectivos trabajos y familias, vuelven a estas organizaciones.

Cuestión de incentivo


El IZW y museos como el Museo Británico de Historia Natural (NHM) usan regularmente juegos educativos y medios interactivos para enseñar a los niños sobre las especies. Tanto Seet como Abigail Tinkler, especialista educativa y Directora de Escuelas en el NHM, dicen que es importante hacer juegos como Phylo y hacer que conecten con el mundo exterior.

“Si tuviéramos un juego con cartas Phylo, sería un incentivo para que los niños prestaran especial atención a nuestros especímenes y objetos”, sostiene Tinkler. “Cualquier cosa que hagamos que resulte divertida y sorprendente resulta una herramienta muy efectiva para el proceso de aprendizaje”, agrega.

Aún así, muchos activistas medioambientales sostienen que la mejor manera de enseñar a los niños sobre biodiversidad es hacer que salgan a la calle. “Es una especie de paradoja en el proyecto: se desea que la gente esté más involucrada en asuntos relativos a la biodiversidad, pero hay un debate porque se dice que la mejor manera de hacerlo es sacar a los niños al bosque, mientras que lo que nosotros hemos desarrollado es un juego al que se juega en casa”, dice Ng.

Los niños tienen acceso al mundo de Pokémon a través de sus televisores y ordenadores, pero se espera que el proyecto Phylo les anime a salir de casa y exploren su propio mundo. En este sentido, Ng considera que “quizás para ello una aplicación para móvil sería una opción práctica”.

 

Vía DW en español.

Comentarios