Judith, otro dinosaurio con cuernos

Los restos fósiles fueron encontrados por casualidad hace una década en Montana

Restos fósiles encontrados por casualidad hace una década en Montana (EEUU) desvelan ahora una sorpresa: una nueva especie de dinosaurio con cuernos sobre los ojos y con una disposición única de espinas óseas, a modo de escudo protector.


La descripción de esta nueva especie aparece hoy publicada en la revista Plos One y científicamente se denomina "Spiclypeus shipporum", si bien los científicos la apodaron "Judith", porque sus restos fueron encontrados en la formación geológica del río Judith.

Los investigadores, liderados por Jordan Mallon, del Museo de la Naturaleza de Canadá, determinaron su existencia a partir de restos fósiles del cráneo, parte de las patas, caderas y columna vertebral.

Lo que diferenciaba al "Spiclypeus shipporum" del resto de dinosaurios cornudos era la orientación de sus cuernos sobre los ojos, los cuales sobresalían hacia los lados del cráneo, y "una disposición única" de espinas óseas distribuidas alrededor de su cabeza en una especie de gola o volante, a modo de escudo protector.

El estudio detallado de los fósiles también puso de manifiesto que este ejemplar vivió con dolor: los científicos hallaron en el húmero de Judith distintos signos de artritis e infecciones óseas.

A pesar de este trauma, el análisis de la estructura de los huesos desveló que este dinosaurio vivió hasta la madurez y probablemente tendría al menos diez años en el momento de su muerte.

En la actualidad se conocen nueve especies de dinosaurios de la formación del Río Judith, algunas de ellas encontradas en Alberta (Canadá) y otras, como ésta, que son únicamente de Montana.

Ninguna de estas especies se ha encontrado en estados más al sur, lo que sugiere una gran concentración de esta fauna en el oeste de EEUU: Judith "es una espectacular incorporación a la familia de los dinosaurios con cuernos que recorrió el oeste de América del Norte entre hace 85 y 66 millones de años", subraya Jordan Mallon.

El nombre "Spiclypeus" es una combinación de dos palabras en latín que significan "escudo de púas", en referencia a "la impresionante" gola de picos triangulares que tenía alrededor de la cabeza, y los científicos añadieron el nombre "shipporum" en honor a la familia Shipp, en cuyas tierras cerca de Winifred, Montana, Bill Shipp halló los retos fósiles del animal, explica en una nota Plos.

"Ni me imaginaba que la primera vez que iba a ir a buscar fósiles me iba a tropezar con una nueva especie", detalla Shipp, un físico nuclear retirado que se convirtió en un entusiasta de los fósiles después de mudarse a "su rica zona de dinosaurios" en Montana.

Como científico, asegura estar muy satisfecho con que el Museo canadiense de la Naturaleza reconozca el valor del dinosaurio y que ahora pueda ser accesible a investigadores de todo el mundo.

No es el único dinosaurio cornudo del que se habla en Plos One. En otro artículo, investigadores de la Universidad Ohio describen otra especie, esta vez encontrada más al sur, concretamente en Utah.

El dinosaurio que vivió hace 77 millones de años pudo haber medido entre 6 y 8 metros de largo y pesar hasta dos toneladas.

Los autores, liderados por Eric Lund, la denominaron "Machairoceratops cronusi"; tenía picos parecidos al del loro, dilatadas narices, cuernos faciales y un escudo protector en el cuello.


Fuente: EFE