Johnny tomó su fusil

The Division es una nueva exploración en videojuegos del universo del autor Tom Clancy y un nuevo éxito en materia de juego de rol de acción de la afamada empresa Ubisoft
En ocasiones un juego comienza a sonar primero en foros, después en sitios de reseñas y luego es aclamado en las redes sociales. Desde su lanzamiento en marzo, esto es lo que ocurre con The Division, el nuevo juego de rol (RPG) para Xbox One, PS4 y PC de Unisoft que –sin dejar de lado algunos inconvenientes, como un molesto bug que no permitía guardar partidas y que la empresa prometió reparar en breve– ha sido aclamado de manera casi unánime. The Division tuvo un pico máximo de 1,2 millones de jugadores simultáneos en su primer fin de semana. En cuanto al tiempo de juego empleado por todos los usuarios, se sobrepasaron los 100 millones de horas en la primera semana.

¿Y de qué va The Division? El juego es una creación libre a partir de variadas obras del autor Tom Clancy, un exitoso novelista estadounidense fallecido en 2013, famoso por sus novelas de espionaje y por la creación del personaje Jack Ryan, con la novedad de incursionar en el género de la distopía (más caro a la ciencia ficción que a la obra de Clancy).

"Todo comienza el Viernes Negro, cuando una devastadora pandemia asola Nueva York y la sociedad se sume en el caos. Eres la última esperanza de la humanidad. Agente de The Division, una unidad de agentes activada para salvar lo que queda", reza la presentación del juego, que inmediatamente nos pone en situación.

Con la ciudad dividida, el jugador deberá ir recorriendo barrio a barrio para cumplir misiones y enfrentarse a distintos enemigos: bandas violentas, fugados de la prisión de Rykers que se han organizado en medio del caos y los curiosísimos cleaners (empleados sanitarios de la ciudad que han enloquecido, convencidos de que todo el mundo está contagiado y solo pueden ser purgados por el fuego). En este etapa se descubre uno de los aspectos más comentados del juego: la perfecta reconstrucción de la ciudad.

El jugador recorre la línea narrativa a medida que su personaje mejora y gana habilidades cada vez más necesarias a la hora de enfrentar las dificultades que se cruzan en su camino. Cada personaje que el jugador tiene a su disposición es diferente, así como sus posibilidades.

Esto es algo que Ubisoft venía prometiendo desde las primeras presentaciones de The Division allá por 2013 y el consenso general es que cumplió la promesa con creces. Sobre todo con el uso de "clases" que diferencian al personaje más por su "filosofía" (por así decir) que por su profesión. Se puede elegir entre "defensivo", "técnico" y "médico". Todos ellos tienen a su alcance una gran cantidad de combinaciones de habilidades, las cuales construyen el personaje a lo largo del juego.

The Division

Además de la trama general del juego (la recuperación de la ciudad de manos de las distintas facciones que la han capturado aprovechando la pandemia), existe la posibilidad muy esperada de jugar en modo multijugador. En The Division existen dos posibilidades de juego en este formato: por un lado se pueden realizar misiones en conjunto o explorar el mapa con amigos en red o incluso desconocidos (la primera posibilidad permite mayor coordinación evidentemente, pero tener que trabajar en conjunto de forma improvisada no deja de ser interesante). Por otra lado, existe la dark zone. Esta es área del mapa donde se encuentran otros jugadores en medio de un ambiente hostil, donde los enemigos son de mayor dificultad. El objetivo aquí es obtener y extraer equipamento de buen nivel, ubicado en diferentes partes del mapa.

Sin obviar algunas críticas, sobre todo por la poca variedad en la acción de los enemigos, así como la falta de personajes para dar más marco (no existe más que las facciones que han tomado la ciudad y los agentes de The Division), la nueva obra de Ubisoft se presenta como uno de los RPG del año y una temprana recomendación para aquellos que disfrutan de este tipo de juegos desde el Counter Strike en adelante.

Acerca del autor

Rodolfo Santullo