Jeff Koons expone en un psiquiátrico junto a un paciente

El polémico artista estadounidense, creador de obras como el perro "Puppy" de Bilbao, comparte paredes con un interno del Hospital Psiquiátrico de Lisboa


La capacidad artística de un paciente psiquiátrico puede estar a la altura e incluso superar a la de artistas de fama internacional. De hecho, es conocido que una larga lista de estos últimos, como Vincent Van Gogh, Edvard Munch, William Kurelek o Louis Wain, sufrieron serias enfermedades mentales.

Quizás por ello, el polémico artista estadounidense Jeff Koons se sintió motivado a mostrar cuatro de sus obras en un hospital psiquiátrico de Lisboa, junto a las creaciones de un desconocido interno del centro, en una peculiar exposición denominada 31/2.

Koons es el primer artista internacional que participa en una de las exposiciones organizadas por el Centro Hospitalario Psiquiátrico de Lisboa, que en anteriores ocasiones ha presentado obras de sus pacientes junto a las de reconocidos nombres portugueses como Eduardo Souto de Moura, premio Pritzker de arquitectura en 2011.

Jeff Koons, autor del Puppy que recibe a los visitantes del museo Guggenheim de Bilbao (España), accedió a ceder algunas de sus obras tras contemplar el trabajo de uno de los internos del psiquiátrico, José Ribeiro.

Similitudes artísticas


Entre las obras de ambos –el paciente, sin trayectoria alguna en el arte, y el creador internacional– se pueden encontrar similitudes, según el organizador de la muestra y profesor de artes plásticas del centro, Sandor Resende.

Ribeiro "hace autorretrato y trabaja mucho sobre arte erótico y pornográfico", agrega el docente, dos características que coinciden con la obra del estadounidense, uno de los artistas vivos más caros del mundo.

La curiosa ligazón entre los dos se hace patente en una de las dos piezas que el interno, de mediana edad, aporta a la muestra, situada en el pabellón 31 del psiquiátrico y que permanecerá abierta al público dos meses.

La pieza es una ambulancia transformada de forma similar al automóvil deportivo de la carrera de las 24 Horas de Le Mans que Koons convirtió en uno de sus iconos.

Ribeiro lo ha decorado con motivos fálicos, que se repiten también en la otra obra que expone el enfermo, un cuadro de grandes dimensiones.

El estadounidense, por su parte, aporta a la muestra cuatro autorretratos fotográficos –valorados en más de US$ 200.000– que pertenecen a la serie Art Magazine Ads realizada entre 1988 y 1989. En ellos se muestra al artista rodeado de mujeres, focas, cerdos y en una clase con niños.

La exposición del hospital psiquiátrico forma parte de una serie de exhibiciones organizadas para dejar patente la capacidad artística de los internos y ponerla a la par de las obras de artistas reconocidos, según el profesor que se encarga de ellos desde hace 13 años. Para él, la exposición es destacable por el valor estético del "diálogo" entre Koons y el artista local.

Comentarios