James Cameron, del cine a los confines del mar

El aclamado director de cine llegó a Washington con el minisubmarino Deepsea Challenger, con el que completó el descenso a las profundidades del océano en 2012 con el fin de explorar
"Pensamos que en la actualidad hemos explorado todos los rincones del mundo: los polos, las junglas. Pero todavía queda mucho por explorar, por entender", aseguró James Cameron con el Capitolio estadounidense de fondo.

Esta afirmación fue hecha por el director de cine en Washington, luego de que arribara con el minisubmarino Deepsea Challenger con el que completó el descenso a las profundidades del océano el año pasado. Señaló que aún quedan confines del planeta "por explorar".
Quizá me conozcan por películas como Avatar o Titanic, pero siempre he querido ser un explorador, así que me dediqué a hacer películas para conseguir dinero para mis proyectos de exploración. Es una manera divertida de conseguir financiación", bromeó Cameron

Cameron y su equipo se encuentran recorriendo Estados Unidos con el minisubmarino de costa a costa para dar a conocer su proyecto de exploración antes de dejarlo en el Instituto Oceanográfico Woods Hole de Massachusetts, donde quedará expuesto.

"Faltan las fosas oceánicas, que son básicamente un nuevo continente", indicó el director de cine ganador de Oscar por Titanic en 1997.

Pasión por explorar


Pese a su exitosa carrera cinematográfica, Cameron señaló que su gran pasión siempre fue la exploración, especialmente la de los océanos, lo que ya le llevó a rodar por ejemplo The Abyss en 1989, en la que un grupo de científicos encontraban vida extraterrestre en las profundidades.

"Quizá me conozcan por películas como Avatar o Titanic, pero siempre he querido ser un explorador, así que me dediqué a hacer películas para conseguir dinero para mis proyectos de exploración. Es una manera divertida de conseguir financiación", bromeó.
No soy un científico, pero respeto y amo a la ciencia", afirmó el aclamado director de cine

Durante su discurso, explicó lo que sintió al alcanzar el fondo de la fosa de las Marianas, el punto más profundo del océano a casi 11.000 metros de profundidad, ubicado cerca de la isla de Guam, en el sur del Pacífico.

"Cuando llegué al final, fue como llegar a la luna, a un mundo nuevo", afirmó Cameron, quien tardó dos horas y media en alcanzar el fondo y una hora más en volver a la superficie.

La nave que transportó al director de cine, que necesitó siete años para ser construida, tiene apenas espacio para un ocupante y está equipada con cámaras y brazos robóticos.

Llamado a la ciencia


El director del cine aprovechó además la ocasión para hacer un llamamiento para proteger la investigación científica e incentivar la curiosidad, acompañado por el equipo de ingenieros que diseñaron y construyeron el minisubmarino.

"No soy un científico, pero respeto y amo a la ciencia. Es necesario comprender la ciencia para ser un ciudadano responsable del siglo XXI, en temas de cambio climático o contaminación, todos esos dilemas que vamos a enfrentar a lo largo de este siglo", subrayó.

Hasta la fecha, únicamente había logrado tocar fondo en las Marianas el batiscafo Trieste, en 1960, pilotado por el teniente de la Marina estadounidense Don Walsh y el explorador suizo Jacques Piccard. Con su exploración de las profundidades, Cameron se convirtió en la primera persona en descender en solitario a la fosa de las Marianas.

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios