Invitación a investigar el pasado

El Museo de Arte Precolombino e Indígena creará un sitio de excavación en el sótano de su sede, donde el público podrá realizar todo el proceso arqueológico: encontrar los objetos, analizarlos y sacar conclusiones
El Museo de Arte Precolombino e Indígena (MAPI) prepara una nueva propuesta para sumar a su acervo de sorpresas interactivas: un sitio de excavación arqueológica que tendrán listo en el sótano de la sede del museo, en la Ciudad Vieja.

Se trata de que los visitantes, tanto niños como adultos, puedan realizar una excavación con los instrumentos adecuados y encontrar objetos que luego podrán evaluar en el laboratorio y extraer las conclusiones precisas sobre el pasado del ser humano en el territorio oriental. El trabajo completo de un grupo de arqueólogos amateur se condensará en una actividad de una hora.

El proyecto se presentó bajo el título Entrevista con el pasado a la convocatoria de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), en el marco del proyecto "Popularización de la ciencia, la tecnología y la innovación". El MAPI recibió US$ 23 mil y espera concretar la propuesta dentro de seis meses.

Museo interactivo


La idea forma parte de una política del MAPI que considera a la museografía interactiva como una herramienta pedagógica muy efectiva y al uso de la tecnología como algo natural del mundo en el que vive el usuario del museo. Así lo entiende el director del MAPI, Facundo De Almeida, uno de los impulsores de la idea.

El MAPI se ha hecho conocer a partir de las experiencias interactivas para escolares y liceales, quienes no solo ven los objetos de barro, sino que los hacen, y quienes también tienen oportunidad de realizar actividades arqueológicas, aunque no tan completas como las de este proyecto.

“Este concepto de interacción es muy exitoso y ya han participado más de 21 mil niños. Ahora se traslada al público en general, niños y adultos”, explicó De Almeida.
Este concepto de interacción es muy exitoso y ya han participado más de 21 mil niños. Ahora se traslada al público en general, niños y adultos”, explicó Facundo De Almeida, director del MAPI

La encargada de llevar adelante la actividad será Magdalena Muttoni, una estudiante avanzada de arqueología que se ocupa de algunas de las actividades interactivas del museo en el área de arqueología, con escuelas y liceos.

Muttoni explicó que la actividad tendrá tres partes: primero habrá una introducción, en la que se dará una charla explicativa con un diorama, un maniquí excavando, con todos los materiales que usa el arqueólogo, en escala 1 a 1. Luego el público realizará la excavación, en la que se extraerán objetos. Por último se analizarán los objetos en el laboratorio y se extraerán las conclusiones del caso.

Los detalles todavía no están resueltos. Se piensa en un holograma para la introducción. Además, los sitios de excavación serán tres tipos de yacimientos arqueológicos: un poblamiento temprano, cerritos de indios y un ejemplo de la época histórica, después de la llegada de los conquistadores europeos.

“La idea es que la gente pueda entender cómo se produce el conocimiento del pasado”, explicó Muttoni.

Para eso estarán munidos de un cucharín, un instrumento parecido a una cuchara de obra, pero afilada a los lados. También habrá baldes y pinceles, además de instrumentos de medición varios.

“Uno de los objetivos principales es que la gente tome conciencia de la importancia del patrimonio cultural. Que la arqueología no es como aparece en Indiana Jones, una especie de búsqueda del tesoro, sino que nosotros investigamos el pasado. Si uno se lleva piezas, destruye el contexto”, dijo Muttoni.
Uno de los objetivos principales es que la gente tome conciencia de la importancia del patrimonio cultural. Que la arqueología no es como aparece en Indiana Jones, una especie de búsqueda del tesoro, sino que nosotros investigamos el pasado. Si uno se lleva piezas, destruye el contexto”, dijo Magdalena Muttoni, encargada de la muestra

Ese daño se da de forma permanente en distintos contextos, como sucede en Piriápolis, donde hay restos de barcos coloniales muy cerca de la costa y la gente se lleva recuerdos de esos barcos, con un daño considerable para la investigación arqueológica de la que son objeto.

Las actividades tendrán un guía, en determinado horario, pero también se podrán realizar sin guía, según De Almeida.

También se podrá hacer la actividad de manera virtual, para quienes prefieran mantenerse alejados de la arena.

Una vez obtenidos los objetos, se realizarán los análisis, algunos reales, como la medición y el registro fotográfico, y otros simulados, como las pruebas de carbono 14 para averiguar la edad del objeto.

Según Muttoni, todavía es muy complicado para el museo recrear las condiciones de un yacimiento arqueológico submarino, por lo que eso quedará para más adelante.

Si todo sale como está previsto, las excavaciones arqueológicas en el sótano del MAPI se empezarán a realizar en mayo del año que viene y se espera que sean recibidas con un entusiasmo similar al de los 12 talleres ya existentes.

 


Talleres MAPI


Mini Juego - mega fauna (3 a 6 años). Se propone una aproximación a la historia de uno de los animales representativos de la “mega fauna”, para después jugar ubicando elementos en el paisaje y observando así las dimensiones entre los seres y los cambios y permanencias del ayer al hoy.

Taller de arte rupestre (6 a 10 años). A través de la observación, experimentación y análisis de las piezas exhibidas, se busca reflexionar sobre las distintas técnicas utilizadas por los grupos indígenas, las características formales y su posible significación antropológica.

Entrevista con la prehistoria (9 a 12 años). Explora los métodos y técnicas de una investigación arqueológica a través de dinámicas grupales de trabajo. El niño recibe información sobre el contexto de la prehistoria uruguaya y se le estimula a emplear herramientas y técnicas de la arqueología.

Con las manos en el barro (8 a 12 años). Los niños trabajarán directamente con barro, después de haber recibido las nociones sobre cómo lo trabajaban los indígenas. Se les proporcionan las bases para la elaboración de una pieza, buscando estimular la creatividad.


Comentarios