Intel busca triunfar en el sector de la moda

La compañía ha realizado importantes avances para lograr que los wearables sean también deseables

La industria de la moda no puede olvidarse de la tecnología. No sólo a la hora de producir y distribuir, sino también en la prenda en sí. Por ello, Intel se ha subido a la pasarela de la NY Fashion Week y de la semana de la moda de París, con sorprendentes creaciones que no han pasado inadvertidas. "Intel anunció en 2014 que empezaría a colaborar con la industria de la moda porque creemos que la estética es igual de importante que la tecnología que está dentro. Durante este periodo, ha habido muy pocas empresas que hayan impulsado activamente la unión de moda y tecnología, pero nosotros hemos realizado avances muy significativos de cara a lograr que los artículos wearable sean también deseables", comenta Sandra López, vicepresidenta de New Technology Group de Intel.

El pasado viernes en París, Intel se subió a la pasarela de la mano del diseñador Hussein Chalayan para presentar unas nuevas gafas y cinturones. En concreto, las lentes son capaces de recabar datos biométricos de su portador, midiendo sus reacciones fisiológicas ante el estrés real o percibido en tiempo real. Con esta información, el cinturón interpreta estos niveles y los proyecta como visualizaciones en una pared mediante un pequeño proyector.

Pero no son las únicas incursiones de la marca en el mundo del diseño. "Nunca nos hemos limitado a la muñeca. Nuestro objetivo sigue siendo ofrecer experiencias increíbles. Recientemente hemos lanzado las Oakley Radar Pace -gafas inteligentes para hacer deporte con las que se puede interactuar- y durante la NY Fashion Week hemos presentado un bolso con sensores ambientales", explica López. La prenda a la que se refiere la responsable de wearables de Intel nace de la colaboración entre Tome e Intel y consiste en un bolso de mano que analiza su entorno. El dispositivo es capaz de detectar gases tóxicos, la presión atmosférica y la sensación térmica, ofreciendo al usuario prácticas alertas.

Wearables

"En la actualidad, los relojes inteligentes han superado a la industria de los relojes suizos. Lo considero un progreso", asegura López. A pesar de que muchas voces consideran que la tecnología para llevar puesta no ha terminado de despegar, para Sandra López el hecho de que llevemos puestos productos conectados no es el futuro, es el presente.

"El aspecto más fascinante de la tecnología wearable es que es extremadamente personal. Para algunos se trata de un reloj inteligente, para otros de un anillo y para otros de una camisa. Además, es muy importante que mejoremos la apertura de los nuevos mercados y seamos receptivos a nuevos modelos. De otro modo, llegará un competidor que dará con la tecla y revolucionará el negocio de la moda. Es posible que una marca de electrónica de consumo se convierta en la próxima marca de moda de éxito", concluye López.


Fuente: Expansión