Instagram vs. Snapchat: en busca de la mejor historia

Por qué una red social con tanto peso decidió copiarle a uno de sus más grandes competidores
Parecería que no hay reglas cuando se trata de redes sociales. La semana pasada, y sin aviso, Instagram sumó a sus prestaciones una característica que hasta el momento le pertenecía exclusivamente a Snapchat: compartir las llamadas Stories o Historias. Para los que no están familiarizados con esta función, las Historias permiten a los usuarios armar una especie de carpeta compartida a la que suben fotos o videos que duran en el perfil virtual de esa persona durante 24 horas. A lo largo de este tiempo todos los usuarios de la red pueden acceder a esa carpeta –si no posee acceso restringido– y ver los archivos que se renuevan y actualizan constantemente.
Snapchat fue el primero en reconocer el potencial de una herramienta con estas particularidades y, en un mundo donde abunda la sobreinformación y las personas están visualmente saturadas, creó una función que va eliminando las imágenes a medida de que van sucediendo y no se genera esa acumulación innecesaria de registros digitales. Esto fue creado no con el objetivo de generar contenidos que puedan perdurar en el tiempo por su valor cultural, sino simplemente para que las personas tengan un intercambio fluido y dinámico de su vida cotidiana. Puede ser difícil de entender para una generación que valora la memoria y el recuerdo, pero el objetivo de esas Historias apunta a un intercambio más efímero y no tan fundamental. Uno centrado en la diversión o la necesidad de exposición, pero solo durante un tiempo determinado.

Instagram, sin embargo, tiene el propósito de mantener sus imágenes en el tiempo. La red social permite que las fotografías y videos queden almacenadas en el perfil de cada usuario y su foco está más perfilado en buscar una única imagen pensada y atractiva que en generar contenidos más volátiles y con menos cuidados estéticos. Con sus filtros y efectos Instagram fue, hace poco más de un año, la red social del momento. Pero Snapchat se robó su lugar bajo los focos como la aplicación vedette de los jóvenes y adolescentes. En lo que parece ser un intento desesperado de volver a llamar la atención, y luego de un cambio de imagen muy comentado, Instagram quiere recuperar su lugar y no perder el atractivo.

Esta decisión de Instagram generó reacciones enfrentadas en las redes. Por un lado, los simpatizantes de Snapchat los acusaron de plagio. Lo cual es cierto. Otros tantos, sin embargo, quedaron encantados con el cambio. La mayoría de los que recibieron con los brazos abiertos la incorporación de las Historias fueron aquellos usuarios que no utilizan Snapchat y que a través de esta actualización incursionan un poco en ese mundo de los instantáneo.

Igualmente, a las Historias de Instagram les falta mucho para igualar a las de Snapchat. Empezando por los simpáticos filtros que permite aplicar la red social del fantasmita y que son uno de los grandes atractivos. Instagram tampoco permite insertar emojis a sus contenidos, aplicar efectos de video, ni stickers de geolocalización. Sin embargo, la calidad con la que se suben las fotos y videos, sus filtros de colores y su herramienta de lápiz es mucho mejor que la de Snapchat.

Al igual que los usuarios comunes, las celebridades y las marcas han comenzado a utilizar esta nueva función. Incluso llegó a circular en los medios que Instagram le habría pagado a ciertos inlfuencers dentro de su red social para que abandonen sus perfiles de Snapchat y se dediquen más que nada a subir contenidos a sus Historias en Instagram. Para alguien a quien no le pagan por tomarse selfies pero le gusta mantener sus perfiles activos y actualizados, las Historias de Instagram representan un trabajo extra. Es cuestión de tiempo para que una de las dos pierda su uso, y esa seguramente será Instagram por tratarse de una versión acartonada de lo que ofrece Snapchat.

snapchat

El fantasmita amarillo aumenta su número de usuarios activos a cada segundos que pasa. Si bien le falta bastante para superar a Instagram, que ya tiene 500 millones de usuarios acumulados, sus usuarios son significativamente más proactivos y ruidosos. Los 150 millones de usuarios que posee ven más de 10 mil millones de videos por día. El 65% de los usuarios suben fotos a diario. Así, superan ampliamente a los de Instagram que generan apenas 70 millones de publicaciones diarias.

El CEO de Instagram, Kevin Systrom, declaró a la prensa estadounidense que el crédito del formato de Historia es todo de Snapchat, una declaración poco común entre los gerentes de Sillicon Valley que se han acostumbrado a tomar muchas particularidades de otras redes o dispositivos y las replican en sus propios proyectos. "No se trata de quién inventó algo. Esto se trata de un formato, y de cómo lo llevas a una red y pones tu propio sello en él", afirmó Systrom. Por ahora no se percibe mucha innovación en el cambio. Los más inteligente sería que Instagram evolucione a algo distinto para no quedarse en la simple imitación.


Acerca del autor