Insectos robóticos al rescate

Los llamados "biobots" tendrán la capacidad de salvar vidas al mostrar entornos a donde los seres humanos no pueden acceder, por ejemplo, un edificio colapsado
En la Universidad Estatal de Carolina del Norte están por nacer los primeros insectos robóticos, exploradores dotados de un software que será capaz de elaborar mapas de lugares desconocidos o casi impenetrables por el ser humano, como edificios derrumbados. A través del movimiento de estos seres las personas recibirán señales y así podrán proyectar cómo se presenta un entorno sin la necesidad de verlo.

El doctor Edgar Lobaton, profesor asistente de ingeniería en computación y eléctrica y autor principal de la investigación, explicó que dicho programa puede "salvar vidas" en casos de desastres naturales como un terremoto. La capacidad de los insectos de escabullirse por lugares diminutos otorga ciertas posibilidades que el hombre por sí solo no puede conseguir, sobre todo en casos en que peligran vidas humanas.

Los "biobots"


Según Lobaton, a los insectos como cucarachas o polillas denominados "biobots" (porque son mitad seres vivos y mitad robots) se les equipa con un dispositivo eléctrico de censor que envía señales para monitorear sus movimientos.

"En el caso de localizar a personas que han quedado atrapadas en escombros de edificios colapsados por derrumbes de terremotos, podemos enviar a cientos de estos 'biobots', que pueden moverse fácilmente en lugares reducidos, y conocer su ubicación", explicó el experto nacido en Perú, quien emigró a Estados Unidos a los 15 años.

"Una característica de los 'biobots' es que su movimiento puede ser algo al azar y estamos aprovechando esa tendencia aleatoria a nuestro favor", destacó.
En el caso de localizar a personas que han quedado atrapadas en escombros de edificios colapsados por derrumbes de terremotos, podemos enviar a cientos de estos ‘biobots’, que pueden moverse fácilmente en lugares reducidos, y conocer su ubicación”, dijo el investigador Edgar Lobaton

Una vez que el enjambre ha tenido la oportunidad de extenderse, los investigadores podrían enviar una señal de mando a los "biobots" para seguir avanzando hasta encontrar una pared o una superficie intacta para continuar moviéndose a lo largo del lugar.

Debido a que los "biobots" no pueden ser rastreados por sistemas de GPS, su ubicación exacta sería desconocida, sin embargo, Lobaton destacó que los censores con los que están equipados los insectos envían señales a través de ondas de radio a los receptores, y precisó que "esto ofrecería a los rescatistas una idea clara de la ubicación de las personas en un área que antes no había manera de conocer".

Aunque esta plataforma se ha utilizado en el pasado, con el envío de robots para recabar información a lugares donde no pueden o es peligrosa la presencia de humanos, es la primera vez que se utiliza este tipo de seres. Los investigadores han probado el software a través de simulaciones por computadora y en la actualidad con robots.

Otras de las ventajas del software es que permite a los agentes de seguridad pública determinar la ubicación de amenazas radioactivas o químicas si los "biobots" han sido equipados con los censores correspondientes.

El documento, Aplicación topológica de entornos desconocidos con un enjambre robótico, será presentado en la Conferencia Internacional de Robots Inteligentes y Sistemas que se llevará acabo durante el mes de noviembre en Tokio, Japón.

Comentarios