India y la conquista marciana de bajo presupuesto

El país lanzó este martes una sonda hacia el planeta rojo y podría convertirse en la primera nación asiática en llegar a él gracias a una tecnología de bajo costo
"Ha despegado", anunció un comentarista en la televisión pública, cuando a las 09H08 GMT el cohete rojo y negro abandonaba la plataforma de lanzamiento en Sriharikota, en la bahía de Bengala, en el sur de india.

El cohete de 350 toneladas transporta una sonda de 1,3 toneladas, el Mars Orbiter, que tardará en torno a un año en llegar al planeta rojo, situada a más de 200 millones de km de la Tierra. La sonda entró en órbita alrededor de la Tierra menos de una hora después del despegue, indicó la agencia espacial india.

Decenas de científicos seguían el martes su trayectoria desde la sala de control, testigos de uno de los mayores proyectos espaciales indios desde el inicio del programa en 1963. Así, India aspira a inscribirse en la historia de la exploración interplanetaria como primer país de Asia que llega a Marte.

El primer ministro, Manmohan Singh, anunció la misión hace 15 meses, poco después del fracaso de una misión china, en la que la sonda rusa que transportaba al satélite chino Yinghuo-1 nunca tomó su trayectoria hacia Marte.

Concebida y construida en un tiempo récord, y con un presupuesto reducido, la sonda está provista de captores destinados a medir la presencia de metano en la atmósfera de Marte, lo cual acreditaría la hipótesis de una forma de vida primitiva en dicho planeta.

A su llegada al planeta en 2012, el robot Curiosity de la NASA, un pequeño vehículo todo terreno dotado de diez instrumentos, no detectó metano -un gas a menudo señal de actividad biológica-, según un estudio publicado en setiembre.

Orgullo nacional


Un éxito sería motivo de gran orgullo para este país de 1.200 millones de habitantes. En 2008, una sonda india permitió descubrir la presencia de agua en la Luna, 39 años después de la hazaña de Neil Armstrong, el primer peatón lunar.

Además, reforzaría la reputación industrial y tecnológica de la India, que produce el coche más barato del mundo y se impone como líder mundial de la innovación de bajo presupuesto.

Esta misión a Marte, iniciada en 2012, solo ha costado 72 millones de dólares, concebida en base al "Jugaad", un principio típicamente indio consistente en encontrar la solución menos cara posible.

El cohete que debe propulsar el Mars Orbiter no es ni mucho menos bastante potente para su misión. Los ingenieros de la ISRO tuvieron la idea de poner a girar la sonda alrededor de la Tierra durante un mes para que gane velocidad suficiente para escapar a la fuerza de la gravedad terrestre.

"No la subestimen porque sea una misión barata y pionera", advertía recientemente el periodista científico indio Pallava Bagla. "Está el Jugaad, está la innovación, y todo el mundo busca hoy en día realizar misiones a costo bajo", aseguraba.
No la subestimen porque sea una misión barata y pionera", advertía recientemente el periodista científico indio Pallava Bagla

Varios países lanzaron misiones espaciales a Marte, en especial Estados Unidos, Rusia, Japón y China, pero muchos, como Japón y China, fracasaron.

India también ha tenido varios fracasos en el ámbito espacial, incluida la explosión en vuelo de un cohete en 2010 y la pérdida de contacto con la sonda Chandrayan en 2009.

La Nasa lanzará por su parte el 18 de noviembre una sonda, Maven, a la capa atmosférica más alta del planeta Marte con el fin de entender mejor las razones de la desaparición de la mayor parte de su atmósfera. El presupuesto dedicado a Maven es seis veces superior al de Mars Orbiter.

"No pensábamos que (los indios) fueran capaces de enviar (la sonda) tan rápido", declaró Joe Grebowsky, científico estadounidense que trabaja en el proyecto Maven. "Si lo logran, es fantástico", agregó.

Acerca del autor

Comentarios