Imprimen en 3D "El Beso" de Klimt para personas no videntes

También cuenta con sensores que activan comentarios de audio a medida que se van deslizando los dedos sobre la obra

Como ocurre con la mayoría de obras de arte de galerías de todo el mundo, los visitantes no podían tocar "El Beso", el cuadro de Gustav Klimt, en el museo Belvedere de Viena... hasta ahora.

Este miércoles se presentó una versión tridimensional de esta obra maestra con el fin de permitir a los invidentes que puedan disfrutar de este trabajo a través del tacto.

El "relieve táctil interactivo", realizado con una impresora 3D, permite poder tocar todos los detalles de esta pieza creada en 1907-1908, explicó la institución.

Klimt (1862-1968) realizó "El beso", en el que se ve a una pareja besándose, utilizando pinturas y láminas de oro batido en el auge de la "belle époque" de Viena.

La nueva reproducción, mucho más pequeña que el original, también cuenta con sensores que activan comentarios de audio a medida que se van deslizando los dedos sobre la obra.

"Queremos abrir un nuevo capítulo al hacer accesible el arte para los ciegos y las personas con discapacidad visual", destacó Rainer Delgado, de la Asociación alemana de Ciegos y personas con deficiencias visuales (DBSV).

"Quizá en el futuro [ellos] tengan impresoras 3D en sus casas y puedan descargar archivos 3D de las páginas web de los museos", declaró durante una rueda de prensa en la capital austriaca.

El relieve forma parte de un proyecto de la Unión Europea llamado AMBAVis (Acceso a Museos para Ciegos y Personas con Discapacidad Visual, por sus siglas en inglés) para facilitar el acceso al arte a personas con deficiencias visuales.


Fuente: AFP