¿Hanna Smith dice la verdad?

Distinto es la mejor palabra que describe a Her Story, el título independiente por el que no se sabe quién juega con quién
Her Story no se anda con prolegómenos. Hay un monitor de una computadora. En él se ve un escritorio prácticamente vacío; solo apenas cuatro íconos. Un reproductor de video, una papelera de reciclaje, una suerte de índice donde se irán catalogando videos y una nota en la que se cuenta –en un tono familiar que indica que quien la firma conoce al jugador–, que luego del Y2K todos los videos anteriores se fragmentaron y confundieron, así que para encontrar lo que se debe buscar hay que verlos todos y organizarlos, ya que datan de 1994.

Qué se busca, no se sabe. Qué significa para el jugador, tampoco. La misma nota identifica solo cuatro videos como punto de partida: una mujer presenta la denuncia de la desaparición de su marido, la misma mujer –ya en una actitud más defensiva– da su coartada, la mujer habla de su esposo que fue hallado muerto y, por último, la mujer habla sobre por qué no se la puede condenar con tan pocas pruebas. Así es el comienzo de Her Story.

Caso abierto

Tremendamente imaginativo, inteligente y, por encima de todo, desafiante, Her Story propone la construcción lineal de un misterio. Pero –como indica el repaso anterior de los primeros videos– el misterio no subyace tanto en qué pasó sino en por qué pasó y, más importante incluso, qué significa para el protagonista aquello que ocurrió hace más de 15 años.

De forma metódica se tendrán que ir viendo uno a uno los videos. El sistema de reproducción permite buscar por palabras, por lo que si se escribe "murder" (asesinato), el sistema ofrece todos los videos donde se mencione esa palabra; así se va construyendo la historia.

Puede sonar que se trata de un juego estático pero, en realidad, apela a una sensibilidad específica en el jugador. Es prácticamente jugar una dura partida de ajedrez entre la historia de la mujer –la que cuenta Hannah Smith video a video, a lo largo de las muchas jornadas de interrogatorios– y la capacidad de deducir, ordenar y, en definitiva, de imaginar qué fue lo que ocurrió en verdad.

Her Story para Android, iOS, PC y Mac OS, es creación de Sam Barlow, uno de los creadores de Silent Hill: Origins y Silent Hill: Shattered Memories, en su primer proyecto independiente luego de abandonar Climax Studios. El juego transmite lo mucho que significa para Barlow y su intención de que la historia real del juego permanezca ambigua. "Creo que lo mejor que tiene es que cada jugador conforma la historia según lo que le parece", contó Barlow al sitio Indiehaven. Y añadió: "Si sabes usar Google, sabes jugar a Her Story".

Gran parte del éxito del juego yace en su única protagonista: la Hannah Smith interpretada por Viva Seifert. La británica Seifert carecía de experiencia actoral previa a la realización del juego; de hecho, es gimnasta olímpica y tecladista en bandas como Bikini Atoll y Joe Gideon & the Shark; no obstante, su desempeño es increíble. Los detalles mínimos, las inflexiones de su voz, los gestos que irá realizando entrevista a entrevista, las pequeñísimas variaciones, toda la labor de la actriz (reconocida en los Game Awards 2015 como Mejor actuación en un videojuego) es pieza clave para el desarrollo y funcionamiento de Her Story.

La única desventaja es que este título solo está en inglés, por lo que las búsquedas tienen que ser pensadas en ese idioma; por ejemplo: "murder", "weapon" o "body".

Con todo, Her Story ha sido una de las sensaciones indie del año pasado y acaba de llegar a Android a un precio de US$ 4,99 (mismo costo para iOS). Es un juego distinto, al que alcanza con dedicarle unas tres o cuatro horas para terminarlo, que realmente se destaca por su originalidad, su engañosa simpleza, su nivel de adicción y lo satisfactorio que resulta jugarlo.


Populares de la sección

Acerca del autor

Rodolfo Santullo